domingo, 1 de enero de 2012

2012 : Feliz Año peor

El 2012 es bisiesto. “Año bisiesto, año siniestro”, dice el refrán. Y se presenta bastante negro: volvemos a estar en recesión, con menos crecimiento y más paro. Y más con las medidas del Gobierno Rajoy: más recortes y subida de impuestos que retirarán del consumo y la inversión 15.100 millones. Va a ser  también un mal año para Europa, con recesión y nuevas crisis de la deuda. Además, los españoles están muy pesimistas y siguen temiendo por su trabajo, con lo que consumen lo mínimo. Y las empresas, sin ventas, no invierten ni crean empleo. Un círculo vicioso que sólo se puede romper desde el Estado, intentando reanimar la economía. Pero esa no es la opción de Merkozy ni Rajoy, que siguen el camino contrario, el de los recortes. Hasta que el enfermo entre en coma.


enrique ortega
El Gobierno Rajoy ha aprobado los primeros recortes, 8.900 millones en el gasto de todos los Ministerios, sobre todo las inversiones de Fomento (1.612 millones) e Industria (1.091), las ayudas y subvenciones de Economía (1.083) o Exteriores (1.016) y las transferencias a autonomías y Ayuntamientos (1.040). Además, y por sorpresa, ha aumentado impuestos por otros 6.200 millones: pagaremos más en el IRPF (subirán las retenciones en la nómina de febrero), en los impuestos por depósitos o dividendos y en el IBI de la vivienda. En total, 15.100 millones menos de inversión pública y de menor consumo de los particulares, lo que reducirá aún más la actividad económica, aumentando la recesión y el paro.
Además, se vuelve a congelar el sueldo de los funcionarios y el salario mínimo, mientras las pensiones sólo crecerán el 1%, con lo que los pensionistas también perderán poder adquisitivo, ya que la inflación 2012 será al menos del 1,6%. Y si encima el Gobierno y la CEOE fuerzan a una congelación de salarios en 2012, no habrá forma de reanimar el consumo ni la demanda este año. Y así, las empresas no conseguirán remontar sus ventas y crear empleo. Sólo se ha decidido reanimar la vivienda (no renuevan las ayudas a los jóvenes para el alquiler), con ayudas fiscales y un IVA superreducido, pero nadie compra casa si está en paro o teme por su empleo y encima es difícil y caro conseguir una hipoteca.
En definitiva, Rajoy ahonda en los recortes de Zapatero (15.000 millones en mayo de 2010), que nos ha llevado a la actual recesión, como ya reconocen el Banco de España y el propio ministro de Economía. Y todavía habrá más recortes en marzo, con el Presupuesto 2012, por culpa de un posible mayor déficit 2011 (por el agujero de las autonomías): habrá que recortar (y también subir impuestos, quizás el IVA) otros 21.400 millones, otro palo para ahondar más en la recesión y en el paro, el doble que el de Europa.
El mayor problema es que España está estancada en una Europa que tampoco crece. En el tercer trimestre, la zona euro sólo creció un 0,2%, pero la previsión de la OCDE es que haya caído un 1% en el cuarto trimestre de 2011. Y que caiga también en el primer trimestre de 2012 (-0,4%), con las tres grandes economías en recesión, al caer el crecimiento dos trimestres: Alemania (-0,6% y -0,3%), Francia (-0,6% y -0,8%) e Italia (-1,2% y -0,8%). Un mal comienzo para 2012, al margen de los problemas adicionales por la crisis de la deuda.
Con este panorama europeo, todo apunta a que 2012 será un año peor que 2011 para España, con crecimientos negativos quizás hasta el verano, empujados por los recortes, los ajustes salariales y de empleo y la esperada desaceleración de las exportaciones y el turismo, por la recesión europea. La previsión de la UE es que España crezca en 2012 un 0,7% (frente a 0,8% en 2011), pero la OCDE lo rebaja ya al 0,3%. Y entre los expertos españoles, la apuesta media es crecer sólo un 0,2%, la tercera parte que en 2011. Y en todos los casos, apuestan por más paro: subiría del 21,5 al 22,5 %.
Lo peor es la desconfianza de los españoles: el 71,1% cree que la situación económica dentro de un año será igual o peor, según la última Encuesta del CIS. Y el 94% ven lejos la recuperación, según Metroscopia. Así no se va a reanimar el consumo, que aporta más de la mitad del crecimiento. Y más cuando un 17% de españoles ven muy o bastante probable perder su empleo en 2012 (Encuesta CIS). Con este panorama, la mayoría de las empresas prevén seguir reduciendo su inversión y recortando sus plantillas en 2012, según una encuesta de las Cámaras de Comercio. Incluso los autónomos de ATA, que han celebrado la llegada de Rajoy, reconocen que un 80% no contratarán a nadie en 2012.

Con todo, la clave de 2012 no estará en España ni en Rajoy, sino en Europa. Si la zona euro no sale de la crisis y empieza a crecer, difícilmente creceremos nosotros. Y si persisten los problemas, hay un riesgo de contagio a EEUU y a los países emergentes, que nos llevaría a una crisis como la de la Gran Depresión de los años 30, según ha advertido el FMI.
El premio anticipado de la Lotería ha sido la subasta del BCE el 21 de diciembre, que prestó 500.000 millones a los bancos europeos a 3 años. Un respiro de liquidez, aunque de momento los bancos lo han depositado en el BCE y lo usarán este año para devolver su deuda (800.000 millones de vencimientos) o comprar deuda pública antes que en prestárselo a empresas o particulares. Y es que hay un  problema de solvencia: las empresas están muy mal y la morosidad sigue por las nubes, con lo que unos no piden y otros no se atreven a prestarles.

A pesar de este respiro del BCE, el problema de Europa no está resuelto, porque lo que temen los mercados es la recesión, que ya ha llegado a Italia y se anuncia en Francia, país amenazado como otros por las agencias de rating. La clave estará en las elecciones de abril, que podría perder Sarkozy. Con un inquilino socialista en el Elíseo y la presión de la recesión en toda Europa, Merkel y Bruselas podrían verse forzados a reanimar la economía europea, suavizando los ajustes. Es la única esperanza de 2012. Si no, será un año bastante negro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada