miércoles, 14 de septiembre de 2011

Empieza el curso escolar de los recortes


Vuelta a clase esta semana para casi 8 millones de niños y jóvenes, dos tercios en la enseñanza pública, donde se van a encontrar con menos profesores, cambios en las clases, menos ayudas y una huelga convocada por todos los sindicatos para protestar por los recortes, unos 2.000 millones de euros. Recortes también en las Universidades y en las guarderías públicas, que se suman a los del curso pasado y que van a deteriorar más la calidad de la enseñanza en un país que gasta menos en educación que la media europea, sobre todo en algunas autonomías. Un lujo en un país con el doble de abandono escolar y de paro que el resto de Europa.
www.enriqueortega.net

El comienzo de curso ha forzado a las autonomías a empezar el recorte de su déficit (unos 13.000 millones de euros) por la educación, antes que por la sanidad y otros gastos, que vendrán después del 20-N, para no torpedear el esperado triunfo electoral de Rajoy. La educación pública supone el 24,3 % del gasto de las autonomías y la mayoría ha preparado ajustes en sus presupuestos para recortar unos 2.000 millones de euros este curso.
La medida más polémica ha sido recortar el número de profesores interinos, haciendo que los profesores con plaza den más horas de clase (1 más en Navarra o Cataluña, 2 en Madrid o Castilla la Mancha o 4 más en Galicia). De momento, los sindicatos hablan del despido de unos 12.000 interinos, aunque falta ver el ajuste en algunas autonomías (Extremadura, Baleares, Canarias, Asturias o Cantabria), que podrían poner en peligro el empleo de los 65.000 interinos que dan clase en el colectivo de medio millón de profesores de la enseñanza pública. Además, hay otros recortes, algunos no publicitados: menos ayudas para libros, comedores y rutas, menos extraescolares y programas de compensación, menos cursos para profesores, menos gastos corrientes (habrá centros sin calefacción ni equipamiento) y ninguna inversión en colegios nuevos (en Cataluña hay más de 1.000 alumnos en barracones).
En la enseñanza universitaria también habrá recortes, después de una rebaja del presupuesto de 1.800 millones en 2011. Las 8 Universidades catalanas tendrán este curso un 10% menos de presupuesto y las 5 Universidades valencianas sufrirán un recorte de 132 millones. Al final, las tasas universitarias suben un 5% en Madrid y un 7,5 % en Cataluña y Valencia. Y será otro curso con falta de guarderías públicas, ya que sólo se han construido un 23% de las previstas.
Lo grave es que el recorte de este curso se suma al del pasado: un 8,1 % en el Presupuesto 2011 (tras dos años de inversión estatal congelada en educación) y otro 5% de las autonomías, unos 2.500 millones en total. Y que 5 autonomías ya redujeron su plantilla en  2.861 profesores el curso pasado (Canarias, Comunidad Valenciana, Extremadura, Galicia y Madrid), mientras este curso sólo se va a cubrir por oposición un 30% de las vacantes. Como el número de alumnos crece cada año (unos 150.000), este será el segundo curso donde crezca el número de alumnos por clase (donde más, en Madrid), que llevaba diez años bajando.
El problema no es que se obligue a los profesores de la enseñanza pública a dar más clases (darán 20 horas lectivas, frente a 27 en la concertada y privada, pero entre 129 y 153 horas al año más que en la UE), sino que los recortes van a sufrirlos los eslabones más débiles de la escuela pública: los emigrantes y los alumnos con problemas (muchos), ya que los ajustes afectan sobre todo a tutorías, la educación compensatoria (aulas de refuerzo para extranjeros), los cursos especiales de secundaria (para chicos “que quieren y no pueden”) y los desdobles (matemáticas, lengua, inglés y laboratorio). Con ello, se va a deteriorar aún más la enseñanza pública, donde hay más alumnos problemáticos y que siempre ha dedicado más recursos a atender “la diversidad en la educación”. Algo que no gusta mucho al PP, que ha optado por cumplir el expediente: dar más clases con menos profesores y que “el que quiera calidad, que vaya a los colegios privados”. No por casualidad, Madrid es la autonomía donde hay menos alumnos en la escuela pública: un 54% frente al 67,6% en España (81,8% en Castilla-la Mancha o 78,9% en Extremadura).
Si hay que ajustar gastos, debía haberse hecho negociando, dando autonomía a los centros y sin menospreciar a los profesores, que llevan dos años con un 5% de rebaja de sueldo (cobran unos 1800 euros). Pero España no puede permitirse recortar año tras año el gasto en educación, a pesar de la crisis. Primero, porque ya invertimos menos en educación que el resto de Europa y ha bajado incluso en los dos últimos años (del 5% del PIB en 2009 al 4,79% en 2011). Además, la inversión está muy mal repartida, ya que hay 6 autonomías que dedican menos recursos: Madrid (2,88% PIB), Baleares (3,45%), Cataluña (3,54%), La Rioja (3,58%), Navarra (3,71%) y Aragón (3,78%). Y sobre todo, porque tenemos un atraso educativo: el doble de fracaso escolar que Europa y un bajo nivel de comprensión lectora y destreza en ciencias y matemáticas, según el informe PISA. Algo que no puede permitirse un país con el doble de paro que Europa (la mitad de nuestros parados no han acabado la secundaria) y con un 43% de paro juvenil.
Si invertir en educación es caro, no invertir es carísimo”, ha dicho el ministro Ángel Gabilondo. Pero su Gobierno y el PP han sido incapaces de hacer un pacto por la educación, para que quede fuera de los recortes. Y lo va a pagar la calidad de nuestra educación, a medio plazo. Y la escuela pública, que se va a deteriorar aún más, en beneficio de la privada y en perjuicio de nuestros bolsillos, ya que va a continuar la fuga a la concertada y la privada. Es hora de abrir un gran debate y dedicar más recursos a invertir en capital humano, en formación, en innovación, como palanca para salir de la crisis. Invertir en nuestro futuro, en nuestros hijos. 

2 comentarios:

  1. ¿Dónde está la solución para que deje de haber recortes en la sociedad?
    Creerme, si lo supiésemos no estaríamos en esta situación.


    Ahora todos nos apretamos el bolsillo, y nos recomiendan que ahorremos ya que no corren muy buenos tiempos para la economía de este país. Para ahorrar, una familia normal suprimiría vicios, reduciría el gasto de agua, luz… vamos lo normal para intentar llegar a final de mes o ahorrar. Pues los políticos intentan hacerlo, pero solo lo intentan…


    Este año en la educación han recortado millones de euros, y si, les va a salir caro, porque si el año pasado eran bajos los fondos de los institutos y colegios, este año va a ser caótico. Más quejas y huelgas de profesores y más despidos, con lo cual, más paro.


    Hoy día 23 de septiembre, esos recortes ya los hemos notado. Este año los alumnos de la ESO ya no han podido tener las agendas escolares que todos los años repartían, un simple ejemplo, que se ve claramente que la economía no va bien.
    Ya no me quiero imaginar en invierno, cuando pongan la calefacción una hora al día, será imposible estar en clase.


    Hago alusión a lo de ``que los políticos intentan ahorrar’’ porque lo que ahorran en unas cosas se lo gastan en otras, sin ir más lejos el tranvía de Zaragoza, que hacen construyendo un tranvía siendo que está en riego de aumento el fracaso escolar.


    ¿Estos recortes van a tener consecuencias?
    Pues seguramente si, hoy en día la cifra del fracaso escolar en España supera el 30% y eso que antes teníamos unas instalaciones adecuadas a pesar de que eran básicas. Imaginémonos ahora que recortamos gastos, libros más viejos, menos profesores, menos programas de apoyo, refuerzo ( como el español para extranjeros), todo esto significa más fracaso escolar, lo cual los jóvenes intentarían entrara a la vida laboral , que pocos lo conseguirían ya que no hay trabajo, y esto a su vez desencadenaría más paro.


    En conclusión es un pez que se muerde la cola.


    1112B1DMaríaPilar

    ResponderEliminar
  2. Cuando la economía de un país va mal hay que recortar gastos pero….¿qué gastos?

    Aceptó que tenga que existir la austeridad y el ahorro en tiempo de crisis, lo que me parece increíble es que esa austeridad se quiera aplicar a la base del futuro país que es la educación de sus jóvenes.
    Asumiendo que los recortes son necesarios, deberíamos ir desde lo superfluo a lo esencial. Yo creo que existen bastantes cosas más superfluas que la educación o la sanidad.
    Hasta ahora, creo que en todos los planes que se han puesto en marcha, solo se ha mirado la rentabilidad electoral, no la económica. Aunque en este caso, a mi entender el P.P y en especial Esperanza Aguirre no se ha dado cuenta del alcance de unas medidas que hacen flaco favor incluso a su propio partido, cara a la imagen electoral.

    El Ministro Gabilondo a mi parecer tiene razón al decir que donde menos se pueden hacer recortes es en la educación, ya que esto afecta a nuestro futuro.

    ¿Qué otras propuestas pueden existir?

    Propongo que la comunidad de Madrid venda unos cuantos palacios, si hace falta, antes de recortar la enseñanza pública e indirectamente favorecer a la privada o que los políticos reduzcan esos sueldazos que cobran.

    Además, me pregunto ¿Por qué en el bachiller, que no es una enseñanza obligatoria, existen colegios concertados? No seria mucho mejor destinar ese dinero a la enseñanza pública ya que estamos en tiempo de crisis y el que quiera privada que la pague.

    En consecuencia, en este año en algunas comunidades se han hecho verdaderos recortes, sí el paro era elevado, ahora lo es más, ya que muchos profesores se han quedado en paro y muchos alumnos han dejado de tener mejor calidad en su enseñanza y esto se vera reflejado en el futuro.

    TOMÁS MARTÍN CABEZA .
    1ªBACHILLERATO D .
    I.E.S JERÓNIMO ZURITA.

    ResponderEliminar