miércoles, 12 de septiembre de 2012

Un banco malo para salvar la banca


El Gobierno aprobó a finales de agosto su tercera reforma financiera, impuesta por Bruselas a cambio de los 100.000 millones del rescate bancario de junio, del que todavía no ha llegado un euro. Ahora, bancos y Cajas estarán estrechamente vigilados por Bruselas y el BCE, que forzarán cambios, despidos y hasta la liquidación de algún banco o Caja. Y el Gobierno pondrá en marcha un banco malo, una inmobiliaria mala donde irán los créditos y viviendas embargadas. La reforma financiera nos costará más de 200.000 millones, entre ayudas créditos y avales, más que todos los recortes hechos. Y no servirá para reanimar el crédito: bancos y Cajas estarán un año empantanados con esta reforma, necesitados de recursos y sin demanda solvente: no se piden créditos y crecen los morosos. La mejor reforma financiera sería hacer otra política y salir de la recesión.
enrique ortega

La crisis de Bankia forzó la petición del rescate bancario de junio y sus 100.000 millones para tapar un agujero inicial de 50.000 millones: 19.000 en Bankia más otros 30.000 en las otras tres entidades intervenidas (CatalunyaCaixa, NovaGalicia Banco y Banco de Valencia). Ahora, Bruselas y el BCE han impuesto a España una nueva reforma financiera, la tercera del Gobierno Rajoy y la quinta en los dos últimos años. Se busca detectar la situación real de bancos y Cajas, su agujero, y a partir de ahí, poner en marcha duros planes de ajuste que supondrán cierres de oficinas, despidos, reajuste de depósitos y créditos, cambios de directivos, fusiones y ventas y, si se ve conveniente, el cierre de alguna entidad (lo que negó inicialmente el Gobierno). De momento, no ha llegado un euro de Bruselas, que espera conocer antes las auditorías externas solicitadas (podrían estar a mediados de septiembre) y mandar entonces el primer dinero en octubre.

La otra exigencia de Bruselas ha sido que España cree un banco malo, más bien una inmobiliaria mala, donde irían los muertos del ladrillo, los créditos incobrables, el suelo y las viviendas embargadas que tienen bancos y Cajas, unos 175.000 millones de euros. Esta inmobiliaria mala se empezará a crear, antes de tres meses, con las cuatro entidades nacionalizadas, que tienen 75.000 millones en activos tóxicos: Bankia (43.500 millones), CatalunyaCaixa (16.367), NovaGalicia Banco (8.189) y Banco de Valencia (5.131).Y luego se incorporarían los activos tóxicos de las entidades con ayudas, mientras los grandes bancos y Cajas deben crear por su cuenta una o varias inmobiliarias malas para sanear sus activos del ladrillo. Al final, estas inmobiliarias malas tendrán entre 10 y 15 años para vender.

El primer problema del banco malo es quien quiere meterse en esta inmobiliaria mala, donde el Estado sólo podrá tener el 49,99%. Se buscan con prisa (el Gobierno irá a venderlo por Europa) inversores (bancos, fondos, agencias), para que se metan en esta aventura, cuyo éxito dependerá del precio al que se le vendan los créditos, solares y viviendas de bancos y Cajas: si es bajo, pueden venderlo en unos años con beneficios y si no, será un negocio ruinoso. Se habla de un descuento medio del 60%, pero eso podría aumentar más las pérdidas de bancos y Cajas, que sólo tienen provisionado un 35% de esos activos. El dilema es: o pierde la banca o pierde el banco malo o los dos. Al final, en uno u otro caso, lo pagaremos todos nosotros.

El Gobierno insiste en que esta quinta reforma financiera se va a hacer sin coste, pero las cuatro anteriores ya nos han costado 150.000 millones entre créditos, ayudas y avales (95.637). Y ahora habría que sumar otros 62.000 millones (mínimo), de los 100.000 que nos presta Bruselas (y que nos costarán unos 2.250 millones al año), un rescate que ya nos ha costado el superajuste de Rajoy en julio, con la subida del IVA y múltiples recortes (65.000 millones). Y a eso habrá que sumar las ayudas (fiscales y financieras) al banco malo para que salga adelante.

Pero hay otros costes. Empezando por los laborales: Bruselas impondrá el cierre de miles de sucursales y el despido de unos 20.000 empleados, que se suman a los 30.172 despedidos y 5.700 oficinas cerradas en los últimos años. Los accionistas de las cajas y bancos intervenidos perderán la mayor parte de su inversión, lo mismo que los que tienen preferentes o créditos participativos. Y también sus acreedores. Además, Bruselas puede forzar al cierre de algún banco o Caja (el Banco de Valencia tiene todas las papeletas), con lo que sus clientes sólo tendrían asegurados 100.000 euros por cuenta y perderían el resto. Y Bruselas dará un tajo a la Obra Social de las Cajas (1.125 millones en 2011), con lo que se perderán muchas ayudas asistenciales, sanitarias y culturales, sobre todo de Bankia.

Un alto coste para una reforma de la que se van a beneficiar cuatro grandes bancos (Santander, BBVA, Popular y Sabadell) y la Caixa, por el proceso de compras y fusiones, con ayudas públicas. Con ello, de 10 bancos y 45 Cajas hace tres años pasaremos a tener 7 bancos (dos grandes y dos medianos) y 5 Cajas (una grande y las demás pequeñas). Y todo ello, sin que los gestores culpables de esta crisis hayan asumido responsabilidades penales y con el abuso de directivos de Cajas intervenidas que se han llevado más de 100 millones en finiquitos.

Al final, la reforma financiera es otra exigencia de Bruselas para calmar los mercados aunque se vende como el camino para quitar los muertos del ladrillo a bancos y Cajas y que así puedan dar créditos a empresas y familias. Pero eso no va a pasar, al menos en el próximo año: las entidades estarán enfrascadas en los ajustes y en el inmenso papeleo que les exigen, buscando desesperadamente capital y digiriendo fusiones. Y además, no tienen quien les pidan créditos: las empresas no están para invertir y las familias tampoco, por la recesión. Y hay muy poca demanda solvente, con la morosidad en máximos históricos (9,4%). La opción sería crear un banco público con las cajas nacionalizadas y ponerlo a prestar a pymes y empresas, pero eso suena a anatema entre los fundamentalistas de Bruselas y Madrid.

Al final, llevamos dos años largos de reformas financieras, inútiles y muy costosas, para que no haya crédito ni perspectivas de tenerlo. Y la duda es que, con otro año más de crisis, bancos y Cajas pueden necesitar más ayudas, porque se les van a deteriorar sus cuentas. Ayudas que  acabaremos pagando todos, para salvar a la banca, a lo que quede de ella. A costa de recortes y de no salvar otras empresas e inversiones. Mal negocio.  

1 comentario:

  1. Banco Malo o Banco caído del Guindo.
    El Estado adquiere los activos tóxicos con dinero público, es decir con dinero del ciudadano.
    El FROB se surte en gran parte con dinero público o con fondos que están respaldados por el Estado y que luego tendrá que devolver con intereses. ¿Sobre quien recaerá? Sobre el ciudadano. El Estado avalará si es preciso las operaciones financieras de otros Bancos que participarán en el Banco Malo. ¿Con qué avala el Estado? Con dinero público, o lo que es lo mismo, de los ciudadanos. ¿Adivinan quien saldrá perdiendo si el Banco Malo no se pudo deshacer de estos activos tóxicos en el plazo de aquí a quince años? Yo se lo digo, el ciudadano.
    Luego no entiendo bien esto, si los bancos se hicieron con estos inmuebles, ahora activos tóxicos en las ejecuciones hipotecarias, y además de tener una parte de la hipoteca liquidada, las adquiere por la mitad de la deuda o por debajo de tipo de subasta, quiere esto decir, que si ahora vende por la mitad o el 30% ó el 40% del valor del inmueble, tiene que haber muchos casos en los que ya se recuperó el importe del crédito concedido. Pero resulta que además, en otros tantos casos, el deudor, después de ser despojado forzosamente del bien, siguió debiendo dinero al banco. Hay algo que no me cuadra en todo esto.
    Creo que hay quien está haciendo negocio,pero lo que no me cabe ninguna duda, es quien sale perdiendo en todo caso. El Ciudadano.
    En cambio, si hubieran dejado quebrar al Banco, únicamente perdería el Banco y los accionistas. ¿Que hubiera sido mejor?
    Para mí dejar caer al banco, por supuesto.
    ¿Se acuerdan del Lazarillo de Tormes? cuando aquello de ... Lázaro, engañado me has; ¡juraré yo a Dios que has tú comido las uvas tres a tres!
    -No comí- dije yo-, mas ¿ por qué sospecháis eso?
    Respondió el sagacísimo ciego:
    -¿Sabes en qué veo que las comiste tres a tres? En que comía yo dos a dos, y tú callabas.
    Pues eso, aquí hay quien no se las come de tres en tres, se las come todas de una tacada.
    Se me olvidaba, ¿A cargo de quien van los gastos de mantenimiento, de la contribución y de comunidad, etc. etc., que conlleva la propiedad de estos inmuebles denominados activos tóxicos?

    ResponderEliminar