domingo, 1 de mayo de 2011

Trabajamos más y ganamos menos

Otro mito que cae: los españoles trabajamos más horas que la mayoría de los europeos. Eso sí, ganamos la mitad que ellos. Spain is different: tenemos unos horarios de locos y muchos vuelven de comer al trabajo cuando en Europa cierran las oficinas. El problema es que así no hay forma de conciliar trabajo y familia y lo acaban pagando los hijos o las mujeres, que dejan su empleo, reducen su jornada o trabajan el doble, en su empresa y en casa. Ahora, con la reforma de los convenios, hay que plantearse una reforma a fondo de los horarios de trabajo, para trabajar menos horas y con más eficacia.
www.enriqueortega.net
En España se trabaja más horas que en la mayoría de Europa. Así, los españoles dedican el 19% de su tiempo al empleo remunerado, frente al 16% de países tan productivos como Alemania, Holanda o Dinamarca, según el Banco Mundial. Somos el cuarto país de Europa que más horas trabaja, sólo por detrás de Austria, Portugal y Suecia. Y ocupamos el puesto 13 entre los 30 países de la OCDE, encabezado por Japón, China, Corea, México y Canadá. La estadística nos da 4,6 horas de trabajo al día (media de toda la población en edad de trabajar, entre 15 y 64 años), un 20% más de trabajo diario que Alemania (3,75 horas).
A pesar de meter más horas, la productividad española es menor, por hora trabajada: un índice 98 frente al 100 de la Unión Europea, el 110 de Alemania, el 112 de Francia o el 119 de Estados Unidos. Y si  ha mejorado la productividad global de España (índice 110 frente al 100 de la UE, el 95 de Alemania o el 98 de Gran Bretaña) es porque hemos perdido 2,3 millones de empleos con la crisis y ahora producimos algo menos con muchas menos personas.
En consecuencia, trabajamos más horas pero cobramos menos. El sueldo medio en España era de 22.000 euros en 2010, frente a 35.000 de media en la UE. Sólo en Grecia, Portugal y Polonia se gana menos que en España, donde los salarios son casi la mitad a los de Alemania (40.000 euros), Holanda (42.700 euros) y Gran Bretaña (46.058 euros). De hecho, la Agencia Tributaria dice que el sueldo medio de los españoles en 2009 fue aún menor: 19.085 euros, con grandes diferencias entre Madrid (24.583 €) y Extremadura (14.767 €). Y todavía hay un tercio de los trabajadores (5,6 millones) que ganan menos del salario mínimo (8.736 euros al año). Y por debajo de los 35 años, la mayoría son mileuristas.
Volviendo a los horarios, son una locura en España: muchos empiezan a trabajar después de las nueve, media hora larga para el desayuno, dos horas para comer y salir del trabajo cuando la mayoría de los europeos están cenando. Las consecuencias son nefastas: baja productividad, rupturas conyugales, baja natalidad y una gran presión sobre la mujer, que en muchos casos abandona el trabajo para ocuparse de los hijos: el 23 % de las madres con hijos menores de 5 años deja su empleo, según un estudio de La Caixa.
De hecho, los horarios de trabajo son machistas: como el hombre no concilia trabajo y familia, lo hace la mujer, a costa de su vida profesional y de un sobreesfuerzo en casa: la mujer dedica 292 minutos al día en España a las tareas domésticas y el hombre 105, según la OCDE. Y además, los dilatados horarios en España son culpables, según un estudio del Defensor del menor, de muchos problemas de nuestros hijos: los trastornos psicopatológicos en la infancia (22%), el fracaso escolar (31,2 % en España frente al 15,4% en Europa), el acceso cada vez más temprano al alcohol y tabaco (13 años) o a las drogas (14 años) y la creciente desestructuración familiar, sin olvidar la obesidad infantil o los problemas del sueño.
Hay que poner orden en el caos de los horarios laborales, que se han agravado incluso con la crisis, ante el temor a perder el empleo si se sale antes. De hecho, la jornada laboral pactada en 2010 fue de 1.761,7 horas, 13 horas más que en 2007. Un dato que choca con las 1.432 horas que trabajan los alemanes, las 1607 de los británicos o las 1620 de los franceses. La mayoría de los españoles, un 80% según el estudio de la Fundación Másfamilia, pide medidas para reducir horarios y flexibilizar jornada, incluso a costa de la nómina. Además, hay que fomentar la reducción de horas extras (sólo se incluye en el 20% de los convenios), el reparto del trabajo (en el 4,6 % de los convenios) y el trabajo a tiempo parcial, que sólo tienen el 12,8% de los trabajadores en España (4 de cada 5 son mujeres), frente al 20% en Europa (y el 26,1 % en Alemania o el 49% en Holanda).
En resumen, no se puede estar 12 horas entre ir y venir al trabajo, no se pueden tener reuniones a las 7 de la tarde ni comidas de trabajo de tres horas, para descuidar la familia, la casa, el ocio y la vida. Porque al final, no compensa económicamente y se acaba pagando. Tenemos que salir de la crisis poniendo orden en los horarios, organizando mejor el trabajo. Una prioridad de los futuros convenios: menos horas en el curro y más eficacia.

6 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que nunca me había planteado que la baja productividad de España fuera por los horarios pero quizás sí que sea un factor importante que marea a los trabajadores e influye en su productividad. Los horarios es muchas veces un problema, sobre todo para los que ya son padres, tienen que arreglárselas para poder llevar y recoger a sus hijos del colegio. Mi madre mismamente, se iba a las 5 de la mañana a Lleida que es donde trabajaba (ella vivía y vive en Zaragoza) y volvía a las 5 en punto para poder venirme a buscar al colegio (y eso que en su trabajo le daban la opción de entrar y salir a la hora que eligiera siempre que hiciera 8 horas diarias).

    Ahora mismo estoy mirando unos gráficos que repartió mi profesor sobre la productividad de la Unión Europea en el 2009; según estos datos, España era el único país que producía por encima de la media y cobraba menos que la media. Si ya no gusta la situación del 2009, la situación actual menos siendo que se trabaja más horas que la media, se produce menos que la media y se cobra menos que la media. Total para que luego muchas familias no tengan tiempo ni para estar juntos. En otros países, hay profesores que van unos 3 días aproximadamente a dar todas sus clases y los demás días libran.

    En relación a las medidas para reducir horarios y flexibilizar la jornada, creo que en épocas de crisis es muy difícil pedir a los trabajadores que se reduzcan las horas extras porque hay familias que sí que necesitan ese dinero extra para salir adelante y dudo que trabajen más horas por placer. Yo pienso que se debería invertir en investigar causas y soluciones para conseguir una mayor productividad.

    Teresa Lafarga, IES Jerónimo Zurita, 1011B1D12.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Deberíamos plantearnos si trabajamos para vivir o vivimos para trabajar, porque me parece a mi que muchas personas tienen el trabajo como la prioridad ante todo, ya que sin trabajo no hay dinero y sin dinero no pueden salir adelante ni ellos ni su familia. Sobre todo ahora con la crisis, la gente se pelea por conseguir un trabajo "de lo que sea" para conseguir un poco de dinero con el que poder vivir hasta el día siguiente.

    El paro ha aumentado muchísimo en los últimos años a causa de la crisis y en casi todas las familias españolas hay alguien que ha perdido su empleo. Las familias con menos suerte tienen que apañárselas para llegar a fin de mes con un solo sueldo o trabajando de cualquier cosa con sueldos ínfimos y en condiciones pésimas y en muchos casos sin seguro y en dinero negro. Los empresarios se aprovechan de la situación y ofrecen trabajos con condiciones y sueldos realmente malos, pero los que buscan trabajo para sacar a su familia adelante no tienen otra opción que aceptar.

    Todas las personas que tienen un trabajo saben que en estos momentos tener un trabajo es tener un tesoro y por eso están dispuestos a aceptar peores condiciones, más horas de trabajo e incluso bajada de los sueldos con tal de mantener su trabajo.

    Como dice en el texto ahora trabajamos mas por menos dinero y ésto sucede porque hay gente que lo necesita para vivir y los trabajos se le dan al que menos dinero pida por ello y mas horas esté dispuesto ha hacer.

    La productividad es baja porque no se pueden trabajar tantas horas con esos horarios y además hay que contar otros factores como la gente que se pluriemplea, pero en mi opinión, lo que realmente hace que la productividad sea baja es el factor psicológico ya que desmotiva trabajar en algo que no te gusta o por debajo de tu preparación. Podemos salir a la calle y ver personas con una carrera que están trabajando de reponedores o de dependientes, y claro, si después de esforzarte, estudiar y sacarte una carrera no trabajas para lo que te has preparado pues es normal que no estés muy motivado.

    Sergio Clemente, IES Jerónimo Zurita 1011B1C10

    ResponderEliminar
  5. En antaño, podría decirse que a los hombres les preocupaba el trabajo y a las mujeres la familia. En la actualidad las mujeres han incrementado su participación en la fuerza del trabajo e integran casi la mitad de la mano de obra del mundo ya que a menudo los ingresos de las mujeres son vitales para la supervivencia de la familia. A medida que son más las mujeres que pasan a desempeñar un empleo retribuido, crece también el número de hombres que comparten mucho más que antes las tareas domésticas y las funciones de atención a la familia, tradicionalmente consideradas femeninas.

    Esto es una realidad, en la mayoría de las familias españolas trabajan el hombre y la mujer, y se las tienen que "apañar" para que sus hijos no estén desatendidos. En ocasiones no es posible compaginar trabajo con familia y la mujer acaba dejando su puesto de trabajo para encargarse plenamente en sus hijos y el hogar. En algunos casos, el verse obligada la mujer a dejar su empleo, es un verdadero problema, pues si el sueldo del hombre es bajo no se podria afrontar todos los gastos con un solo sueldo.

    Para evitar estas situaciones, se debería reducir en España la jornada de trabajo. Otra solucion también sería dar la opcion de "negociar" con la empresa que te contrata, unos horiarios que vayan a ser compatibles con los de tu pareja para así, poder hacerse cargo de la familia. Si se toman las medidas necesarias, no es imposible compaginar trabajo y familia.

    ResponderEliminar
  6. Me sorprende saber que en España trabajamos tantas horas con respecto al resto de países europeos, pero me sorprende aún más saber que cobramos menos que ellos.
    Un mayor número de horas no es sinónimo de eficacia o eficiencia, sino miremos Alemania. Trabajan menos horas, cobran más, producen muchísimo y sobrellevan la crisis de la mejor manera posible dada hasta ahora.
    Entonces, ¿Por qué en España nuestros trabajadores pasan horas trabajando para que la productividad del país esté tan baja y que como recompensa no tengan ni para llegar a fin de mes?
    Lo que necesita España es una reforma laboral inmediata.
    Los trabajadores españoles no pasan mucho tiempo en casa, ya que las horas de trabajo están partidas de una manera poco productiva. El trabajador empieza muy tarde la jornada laboral, para a comer demasiado rato y luego vuelve a trabajar hasta muy tarde, esto sin duda tiene como consecuencia que los ámbitos familiares no vayan demasiado bien en algunos casos, además de que uno de los miembros de la familia debería dejar de trabajar ya que los horarios no permiten ocuparse de los niños, de llevarlos a la academia de inglés, recogerlos del colegio, el entrenamiento de baloncesto… Y ¿Qué ocurre?
    Que en la mayoría de los casos es la mujer la que tiene que realizar estas tareas, lo que lleva a una escasa participación de la mujer en la economía española, cuando esto debería de cambiar ya.
    IguazelIESJeronimoZurita1011B1D20

    ResponderEliminar