domingo, 11 de noviembre de 2012

España, líder en pobreza y desigualdad


Tras cuatro años de dura crisis, con casi 6 millones de parados, podría esperarse que creciera la pobreza en España: hay casi 10 millones de pobres, una de cada cinco familias. Lo más grave es que somos el país con más pobreza de la Europa del euro. Y no sólo hay más pobres con menos recursos, sino que los ricos se han hecho más ricos: hay más desigualdad. Y España es también el país del euro con más desigualdad, porque tenemos más paro, familias con muchas deudas y una protección social insuficiente (que se recorta cada año). Una pobreza y desigualdad que ha creado dos Españas, con una gran brecha social entre ellas. Hace falta un Plan de choque contra la pobreza, como pidió Bruselas en mayo. El colchón de los ahorros y  la ayuda familiar se está agotando.

Pobres había antes de la crisis (9 millones en 2007), pero ahora la pobreza se ha hecho “más extensa, más intensa y más crónica”, según Cáritas. Más extensa, porque supera los 10 millones de personas (con menos de 15.445 euros anuales para una familia con 2 hijos), un 21,1% de los españoles, según los últimos datos del INE. Y cinco autonomías tienen más de un 30% de pobres: Canarias (33,8%), Extremadura (31,9%), Andalucía (31,7%), Castilla la Mancha (31,7%) y Melilla (30,9%).Media España. Más intensa, porque el umbral de la pobreza ha bajado con la crisis (de 16.317 a 15.445 euros anuales). Y crónica, porque se ceba en los mismos colectivos: parados (68% pobres), emigrantes (56%), personas sin estudios (62%) y madres solas con niños (39% son pobres), aunque últimamente crecen los pobres entre españoles de clase media y jóvenes de más de 30 años. Y hay 2,267.000 niños pobres, un 27,2% de la población infantil, según UNICEF.

Europa considera que en España hay más pobres de los que dice el INE, ya que Eurostat amplía el criterio de tener bajos ingresos (menos del 60% de la media) con otros dos: tener privaciones (no poder pagar recibos o la hipoteca o no comer carne o pescado cada dos días) y trabajar poco o nada. Con ello, estima que en España había 11.675.000 pobres en 2010, un 25,5% de los españoles. Y con ello, somos el país europeo donde más ha crecido la pobreza y el octavo país con más pobres de la UE 27 (115,4 millones de pobres, un 23,4% de los europeos), tras Bulgaria, Rumanía, Letonia, Lituania, Hungría, Polonia y Grecia. Y más de la mitad de los españoles declaran que han bajado de clase social con la crisis.

Para Cáritas, la principal fuente de pobreza es el paro: hay 1.737.900 hogares donde todos están parados y el 48,77 % de los parados EPA no cobra ningún subsidio (2.817.840 parados). Y a los que cobran, se les acaba, porque 1,6 millones de parados llevan más de 2 años sin encontrar trabajo. Otra fuente de pobreza son las deudas, sobre todo las hipotecas, que muchas familias no pueden pagar. Y todo ello se agrava por los recortes en las ayudas sociales públicas, a las que recurren 8 millones de españoles pobres, que luego acaban en Cáritas (1,3 millones) o en la Cruz Roja (2 millones).

Lo peor no es que haya más pobres, sino que en paralelo, los ricos se han hecho más ricos: hay más desigualdad. Un problema mundial, ya que la OCDE ha alertado que, con la crisis, el mundo sufre la mayor desigualdad en 30 años. Bastan unos datos del último informe de Credit Suisse: el 0,5% de la población mundial posee el 38,5% de la riqueza y el 50% de la población con menos recursos tiene el 1% de la riqueza mundial, Bill Gates (Microsoft) tiene un patrimonio (50.000 millones $) igual al de 140 países, África tiene el 1% de la riqueza mundial y EEUU el 25%, más de 3.000 millones de personas (43% población) viven con menos de 2 dólares al día y 1.000 millones pasan hambre.

En este contexto, Europa ha estabilizado su desigualdad con la crisis, pero en España han aumentado las diferencias entre ricos y pobres. Hay dos indicadores. El coeficiente de Gini arroja un nivel de desigualdad  de 30,5 para Europa y de 34 para España (2011), un índice sólo superado por Letonia (35,2) y muy alejado del nivel de desigualdad de Francia o Alemania (29), Italia (31) y por supuesto Suecia (24). En otro indicador de desigualdad, el ratio 80/20, que relaciona el 20% que más ingresa con el 20% que menos, España vuelve a ser líder: hay una diferencia de 7,5 veces (antes de la crisis era 5,5 veces), la más alta en la Europa 27, que queda en 5,7 veces (2011), con 4,6 para Alemania.

Para la OCDE, el mayor causante de la creciente desigualdad es el paro, donde España es líder europeo junto a Grecia. Otro factor son los salarios, donde la desigualdad ha crecido un 8,7% con la crisis, según el Banco de España. El último informe del INE señala una diferencia de 4,3 veces entre el salario bruto de un director general (57.363 € media) y los empleos peor pagados (13.276 €). Pero hay otros datos más escandalosos : 534 directivos de las 35 empresas del IBEX ganaron en 2011 más de un millón al año, 24,68 veces lo que un  empleado de sus empresas (antes de la crisis, 23,53 veces). Y hay una decena de presidentes y consejeros delegados que ganan más de 3 millones al año. En España hay 313.000 millonarios y habrá 616.000 en 2017.

Hay otra causa más de desigualdad: los impuestos. El aumento de la fiscalidad indirecta (IVA, impuestos especiales, tasas), perjudica más a los que menos tienen. Y  los ricos pagan menos impuestos, porque utilizan empresas tapadera o  SICAV para pagar menos legalmente: el 40% de los asalariados paga más que sus jefes, según la Agencia Tributaria. Y sólo hay 8.077 contribuyentes que declaren ganar más de 600.000 euros, mientras el 78,8% de la recaudación del IRPF proviene de los asalariados. Otras causas de desigualdad, según el Nobel Stiglitz, son los oligopolios (luz, gas, teléfono, carburantes), que se apropian de beneficios vía tarifas, el encarecimiento de la educación (y los recortes), el endeudamiento de las familias, la desregulación financiera y de los mercados y el recorte de los servicios sociales.

La pobreza y la desigualdad crean una brecha social entre las dos Españas, que es también  una brecha entre norte y sur (Euskadi tiene la mitad de paro y el doble de renta que Extremadura o Andalucía). Un problema no sólo social, sino también económico: la desigualdad dificulta la salida de la crisis y entorpece el futuro, ya que millones de personas pueden perder el tren de la recuperación cuando llegue. Por eso, es urgente poner en marcha un Plan contra la pobreza y la desigualdad, como pidió Bruselas en mayo. Un Plan con tres patas: fomento del empleo, renegociación de hipotecas y más recursos a la protección social (España dedica el 75% de la media europea), con políticas específicas de ayuda para niños, familias jóvenes sin ingresos, emigrantes, jóvenes y ancianos.

Es urgente tomar medidas: la recesión durará otro año más y el colchón de los ahorros y la ayuda de las familias se acaba. SOS. Hay que ayudarles ya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada