miércoles, 30 de marzo de 2011

Ahora nos riñen por ahorrar

Mi madre me enseñó a ahorrar desde pequeñito, con la paga de los domingos. Pero España no ha sido, tradicionalmente, un país ahorrador. En parte, porque no podíamos y sobre todo porque los ahorros se iban en comprar piso: somos el país con más viviendas en propiedad de Europa. Y en las dos últimas décadas, cuando crecíamos más que nadie, lo hemos hecho a base de endeudarnos, no ahorrando. Con la crisis, nos hemos asustando y España se convirtió en el país más ahorrador de Europa. Ahora, el Gobierno nos pide que ahorremos menos y gastemos más, para que la economía crezca. Pero las familias no hacen caso, porque ingresan menos y tienen que tirar de la hucha para llegar a fin de mes, con lo que el ahorro está bajando. Pero volver a ahorrar es clave para crecer sano.
En los últimos veinte años, el ahorro ha caído en los países desarrollados (del 22,9% de la renta en 1989 al 18,9% en 2009), mientras subía en los países emergentes (del 22 al 24,8%). Los países ricos se han dedicado a gastar y a endeudarse, con menos ahorro por el mayor envejecimiento de la población. Y los países en desarrollo, más jóvenes y con fuerte crecimiento, se han dedicado a ahorrar y a financiar a Occidente. Es el contraste entre Estados Unidos (14% de ahorro) y China (54% de ahorro). Con la crisis, el ahorro ha subido en todo el mundo y la previsión es que crezca hasta 2020, para bajar a partir de 2025, por el mayor consumo de los países emergentes y el envejecimiento de los países desarrollados.
Hasta la crisis de 2007, España era el país que menos ahorraba de la zona euro: un 11,3 % de la renta disponible, por debajo de Alemania (16%), Francia (15,4%) o Italia (15,6%). Y si no ahorrábamos, en la década de los ochenta y los noventa, era porque nos endeudábamos, sobre todo para invertir en una vivienda. Así, España es el país europeo con más viviendas en propiedad (83%), muy por encima de Italia (72,5%), Francia (63%), Reino Unido (70%), Alemania (57%) o la media de la UE (73,5%). Tras la crisis, los españoles ven las orejas al lobo  y el ahorro crece en España, entre 2007 y 2009 más que en ningún otro país europeo (del 11,3 al 18% de la renta), salvo Irlanda. Pero en 2010, tras tres años de crisis, el ahorro ha vuelto a caer (13,1%), porque las familias han tenido que tirar de la hucha para sobrevivir.
En este contexto, el Gobierno nos pide ahorrar menos y consumir más: “si la tasa de ahorro bajase en dos puntos, la economía crecería un 1% más”, señaló el 1 de marzo el Secretario de Estado de Economía. Y es cierto: el consumo de las familias aporta  la mitad del crecimiento del país. Pero a pesar de estas llamadas de atención, los españoles siguen sin consumir. Y ahorrando menos, porque tienen menos ingresos y muchas deudas que pagar. De hecho, hay más de 15 millones de españoles que lo están pasando mal: 4,7 millones de parados, 3 millones de funcionarios a los que les han bajado el sueldo y 8 millones de jubilados con la pensión congelada. Y un tercio de los hogares tiene problemas para llegar a fin de mes. Muchos, porque tienen que pagar la hipoteca, que se ha encarecido en la última revisión.
En consecuencia, la renta disponible de las familias ha caído y va a seguir cayendo: entre un 1 y un 1,7% en 2011, tras haber caído entre un 3,9% y un 5% en 2010. Con menos renta, las familias no pueden ahorrar e incluso tiran de la hucha, con lo que la previsión es que el ahorro vuelva a caer en 2011 (al 12,1%) y 2012 (11,7%), a niveles de antes de la crisis. Pero ese ahorro no irá a consumir más, sino a sobrevivir y tapar agujeros, sobre todo deudas (el endeudamiento de las familias asciende a 1,78 billones, con b, de euros). Además, la subida de precios y de los tipos de interés dificulta más el ahorro. Y cara al futuro, el envejecimiento de la población española: entre 2010 y 2050, los mayores de 65 años se van a duplicar (de 7,7 a 15,3 millones de personas). Y a más viejos, menos ahorro.
Sin embargo, España necesita que ahorremos, para no estar tan endeudados (4,2 billones, con b, de euros) y no tener que financiarnos con el ahorro externo y los mercados. Pero para eso, hace falta volver a crecer, recuperar el nivel de ingresos y ayudar al ahorro, no penalizarlo fiscalmente como se hace desde los años ochenta. Diga lo que diga el Gobierno, obsesionado sólo con el corto plazo, yo voy a seguir ahorrando y estoy enseñando a mis hijos a ahorrar. Y todos deberíamos hacerlo, al menos por tres razones: nos va a hacer falta dinero para la jubilación, nos están recortando el Estado del bienestar (habrá que dedicar más dinero a sanidad privada y a educación) y cuando seamos viejos, habrá que seguir ayudando a nuestros hijos, con empleos e ingresos precarios. Así que habrá que pensar en el futuro y ahorrar más (el que pueda).

4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Primeramente quiero decir que mi madre también me ha enseñado ha ahorra desde siempre y me parece bien lo de ahorra pero también pensaba que para poder salir de la crisis teníamos que consumir más y decía que con un poco que consumamos cada ciudadano español, pues podíamos adelantar. Pero nunca lo había pensado desde el punto de vista que usted explica en el último párrafo, con las tres razones que da.
    ¿Cómo voy a consumir, si tengo que pensar en mi futuro? se ve que las condiciones, más adelante, no serán favorables, así que tendré que ahorra para poder vivir decentemente.
    Además usted dice que ahorrar servirá a España para no estar endeuda, una ventaja más para ahorrar.
    Sin embargo, también dice y por supuesto tiene mucha razón que ahorraran los que puedan ya que las rentas de las familias van a ir bajando y así es más complicado hacerlo.

    Yadira IES Jerónimo Zurita (1011B1D17)

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Es lógico que tal y como están las cosas, las familias solo piensen en ahorrar y se olviden de consumir.
    Hay casi cinco millones de personas en el paro, y entre ellos, cientos de familias en las que ningún miembro trabaja. Con todos estos datos, hay familias enteras que antes se podían permitir todo tipo de caprichos y ahora tienen que hacer cuentas para poder llegar a fin de mes.
    Por otra parte, también es normal que el Gobierno haga todo lo posible por sacar a España de la crisis, y una de esas medidas es aconsejar a los ciudadanos que consuman, que si consumen la economía española reflotará y de esta manera las cosas mejorarán.
    ¿Pero cómo le dices a alguien que lleva en el paro dos años y ya no tiene ninguna ayuda económica por desempleo que se compre cosas? Es algo que ni se le pasa por la cabeza. En lo único que está pensando esa persona es en sacar a su familia adelante y tener como mínimo para poder pagar la hipoteca y así no quedarse sin casa.
    Entiendo que el Gobierno pida cosas a los ciudadanos, ya que si todos ponemos de nuestra parte esto se acabará mucho antes. Pero aun así, deberían haber esperado a que se tranquilizasen más las cosas. A pesar de lo que se digan, lo que los ciudadanos deben hacer es lo que crean oportuno según el momento por el que están pasando.
    En los tiempos que corren, y ahora más que nunca, cada uno sabe cómo se encuentra su economía personal y como tienen que gastar su dinero, pensando en uno mismo y en su familia. Porque por mucho que el Gobierno sea de todos los españoles y se deba a ellos, no está en la casa de cada uno para saber qué es sufrir una crisis económica.

    Victoria Zueco Aranda.IES Jerónimo Zurita (1011B1D21)

    ResponderEliminar