domingo, 5 de diciembre de 2010

Generaciones perdidas

Tengo un amigo de 55 años en paro, tras haber cerrado su empresa y haber fracasado en su intento de montar una pyme con otros compañeros. Y su hija, de 25 años, está también sin trabajo, tras haber tenido varios subempleos, a pesar de tener una formación 2i (ingeniería informática). Es el caso de cientos de miles de familias españolas, donde alguno de los padres y de los hijos están sin trabajo. Y es que en España, 1.300.000 hogares tienen a todos sus miembros en paro. Y tres millones de familias tienen la mitad de sus activos sin trabajo.
El paro lleva dos años creciendo sobre todo en dos colectivos: los jóvenes y los mayores de 55 años. Entre los jóvenes de 16 a 25 años, casi 5 millones de españoles, la tasa de paro es del 42% en España, el doble que en Europa. Y si en los dos últimos años se han perdido en Europa 2,5 millones de empleos entre los menores de 25 años, la cuarta parte  (650.000 empleos) se han eliminado en España. Y la consecuencia es que muchos se desaniman: uno de cada seis jóvenes de entre 20 y 24 años ni trabaja ni estudia en España (generación ni-ni).
Sus padres, sobre todo si son mayores, lo tienen aún peor. Más de la mitad de los mayores de 55 años no trabajan en España (ni en Europa). El resto, la mayoría de este colectivo de otros 5 millones de españoles, están parados o jubilados. Y la mitad de los que están sin empleo, llevan más de dos años buscándolo. Pero lo tienen difícil  : o les dicen que tienen que reciclarse, que tienen “demasiada experiencia” o que con su sueldo pueden contratar a tres jóvenes (a los que tampoco contratan). Si se baja un poco más la edad, se ve que uno de cada tres parados tiene más de 45 años. Son 1.403.000 desempleados y la mitad de ellos se han quedado sin trabajo en esta crisis.
En definitiva, tenemos una economía (en todo el mundo, pero más en España) que no es capaz de dar trabajo a los más jóvenes y a los mayores de 45 años. Dos generaciones perdidas. El gran problema lo tienen los desempleados mayores, ya que tienen muy negra su jubilación, sobre todo si tienen que esperar hasta los 67 sin trabajo y cotizando menos en sus últimos años. Además, el problema se va a agravar en el futuro: los mayores de 55 años es el único grupo que va a crecer dentro de 40 años en España, mientras habrá porcentualmente menos jóvenes entre 16 y 25 años. Seremos un país con más viejos.
Algún día, más tarde que pronto, saldremos de la crisis, pero seguirá sin haber oportunidades para mi generación, los de 55 años, que ya tendrán 60, y se verán obligados a jubilarse más tarde y en peores condiciones. Será de verdad una generación perdida. La que no tiene que perderse es la generación más joven, abocada hoy al paro o al subempleo, sin poder abandonar la casa familiar, donde sus padres también sufren la crisis. Hay que buscarles una salida. No es este el mundo que quiero para mis hijos .Tienen ahora 7 años. ¿Qué les espera dentro de quince años, cuando busquen trabajo? No quiero ni pensarlo.

3 comentarios:

  1. En mi opinión es muy triste que haya dos generaciones enteras que se las considere “perdidas” porque están en paro. Por un lado, los jóvenes que acaban de terminan de estudiar sus carreras, que tienen muchísimas ilusiones y ganas de seguir hacia delante y que, probablemente, acaben trabajando de algo que no tiene nada que ver con lo que han estudiado.
    Y por otra parte los mayores de 55 años, personas que llevan trabajando la mitad de su vida seguramente en el mismo trabajo y que ahora están en paro sin saber en qué trabajar.
    Desgraciadamente, lo que las empresas quieren en general es gente relativamente joven, que tenga estudios pero también que tenga experiencia. Los jóvenes no les sirven porque han estudiado pero no tienen experiencia, deberían aprender primero y eso claro, supone más pérdida de tiempo. Y los mayores de 55 tampoco les sirven porque tienen experiencia pero no tienen tanta capacidad de aprendizaje. Es decir, que los trabajadores perfectos son personas de mediana edad, cuanta más experiencia mejor y que tengan la capacidad para adaptarse a los nuevos tiempos. Pero si a los jóvenes que acaban de salir de las universidades no les damos la oportunidad, ¿cómo van a aprender? ¿Cómo van a ganar experiencia?
    Si no motivamos a los jóvenes recompensándoles con un trabajo cuando se han pasado años estudiando una carrera para conseguirlo, no nos alarmemos cuando oímos en las noticias que cada vez hay más jóvenes de la generación ni-ni. Porque a fin de cuentas, nosotros estamos provocando que esos jóvenes no tengan ilusión por estudiar y como consecuencia, por buscar un trabajo.

    Victoria Zueco Aranda.IES Jerónimo Zurita (1011B1D21)

    ResponderEliminar
  2. Un gran artículo para entrar en depresión con tan sólo 16 años de vida, y con más de 50 años hasta la jubilación, pero a este paso ¿puedo/podré jubilarme? Una gran pregunta.
    Para empezar he de decir que si 6 de cada 10 jóvenes podremos trabajar, al final esto de trabajar va a ser lo mismo que te toque la lotería. Y luego uno aún se pone a pensar más, si a todo esto le sumamos que la mitad de la población mayor de 55 años no trabaja, 1 de cada 3 mayores de 45 esta en paro, me pregunto yo ¿de donde saco yo tiempo-experiencia-años cotizados para poder cotizar todo al final de mi corta vida?
    Pero aún me surgen mas dudas, ¿como una persona con una carrera larga y difícil esta sin empleo aún? Y luego pretenden fomentar el estudio, las ganas de superación…
    Todo esto viene fomentado por personas mayores, con un trabajo estable o que por su puesto ya van a cobrar toda su cotización, yo no entiendo como no pueden pensar en los jóvenes que ahora tienes entre 7 y 10 años que será de su futuro ¿fácil?, seguro que no. Parece mentira que con lo adelantados que estamos con algunas cosas, estemos tan retrasados en otros como por ejemplo en el tema educación/empleo.


    Alicia Lorente IES Jerónimo Zurita (1011B1D16)

    ResponderEliminar
  3. Me parece desastrosa la situación a la que hemos llegado, teniendo supuestamente una organización que en teoría se ocupa de esto.
    Hay algo que querría puntualizar sobre la generación ''ni-ni''. Esta generación, o grupo de jóvenes si no estudian no es por que no puedan es por que no quieren. Hoy en dia todos podemos estudiar, llegar a alcanzar una formación para conseguir un trabajo aunque sea con un sueldo bajo.
    A pesar de que las familias no tengan dinero para que sus hijos estudien en una universidad hasta los 16 años la educación es obligatoria y ''gratuita'' , aunque también existen ayudas para estas familias.
    La perdida de dos generaciones nada menos es una barbaridad, aunque pensándolo de otro modo los jóvenes de ahora serán los que el día de mañana tendrán el trabajo de los de mediana edad de ahora, los que trabajan en estos momentos estarán en paro y los jóvenes se encontraran en la misma situación en la que nos encontramos en estos momentos. Todo sera un circulo vicioso del cual hay que salir mediante una solución que sea eficaz.
    La escusas que ponen las empresas son bastante baratas. A lo que me refiero es que no puede ser que las empresas no quieran contratar a personas por encima de 55 si igual desempeñan su trabajo mejor que una persona de 30, al igual que a los jóvenes no los contratan por falta de experiencia laboral. Es una discriminación un tanto tonta.
    Yo con mis 17 años pienso que esto le va a costar mucho reformarse y volverse productivo, aunque salgamos de la crisis esto va a seguir siendo parecido y más si el sector privado va a más.
    Hay que encontrar una buena solución y acabar con los prejuicios de jóvenes y mayores en la sociedad ya, por que todos estamos capacitados para realizar diferentes trabajos.

    Leire Dieste Franca, IES Jerónimo Zurita.

    ResponderEliminar