jueves, 16 de mayo de 2013

Las dos Españas, más desiguales con la crisis


La crisis nos afecta de forma desigual y tiene mucho que ver con dónde vivimos: en Cádiz tienen el triple de paro que en Guipúzcoa. Y ganan casi la mitad, además de tener peores pensiones y más pobreza. La crisis ha agravado las diferencias entre las dos Españas, el norte y el sur: la España pobre lo es relativamente más que hace cinco años. Y eso, porque han subido más los impuestos indirectos (más injustos), el pinchazo de la burbuja inmobiliaria y por el modelo económico de la España del sur, más apoyado en la construcción, los servicios, el campo y el sector público. Para salir de la crisis, la España pobre necesita apoyarse en la industria, la exportación, la tecnología, la educación y el ahorro, las claves que explican por qué el País Vasco, Navarra, la Rioja, Madrid, Cataluña y Aragón son más ricas, tienen menos paro y aguantan mejor la crisis.
enrique ortega

Antes de la crisis, entre 2000 y 2008, se redujeron las diferencias entre la España rica y la pobre, con la movilidad de capitales y mano de obra, el “boom” de la construcción y el turismo, junto al tirón del sector público (inversiones en infraestructuras y Estado del Bienestar). Pero con la crisis, estos motores del crecimiento se gripan y la España del sur sale peor parada, junto a Asturias, Cantabria y Castilla y León, las tres autonomías que en 2010 formaban parte de la España "rica" y ahora tienen la renta de la España pobre.

En 2009, España entró en la primera recesión (-3,7%) y todas las autonomías cayeron. En 2010, España cayó muy poco (-0,3%), pero hubo cinco autonomías que crecieron (Navarra, País Vasco, Castilla y León, Asturias y Cantabria). En 2011, España se recuperó un poco (+0,4%) y sólo decrecieron Asturias, Galicia, Castilla la Mancha, Extremadura y Comunidad Valenciana. Y en 2012, caímos en la segunda recesión (-1,4%), por culpa de la recesión europea y  los recortes, que hundieron a las autonomías que más redujeron su déficit: Castilla la Mancha (-3% PIB), Asturias (-2,5%) y Extremadura (-2,2), seguidas de La Rioja (-2,1%), Castilla y León (-1,8%), Andalucía y Murcia (-1,7%).

En general, hay siete autonomías que han aguantado mejor la crisis: País Vasco, Navarra, la Rioja, Aragón, Madrid, Cataluña y Baleares. En todas, salvo Cataluña (-723.000 empleos perdidos, un -20,45%), el empleo ha caído menos que la media de España (-16,8%, 3.445.000 empleos perdidos entre 2008 y 2012,), destacando la fuerte caída del empleo en Comunidad Valenciana (-20,9% y -475.000 empleos), Andalucía (-20%, 644.000 empleos perdidos), Murcia(-20% y -125.000 empleos), Castilla la Mancha (-18,4% y -156.000 empleos), Extremadura (-17,6% y -72.000 empleos) y Asturias (-17,5% y -78.000 empleos).

Con esta caída del empleo, se configuran dos mapas de España (o mejor, tres) del paro. La España con paro “casi europeo (12,1%): País Vasco (16,28%), La Rioja (18,98%) y Navarra (19,02%). La España con paro tercermundista: Ceuta (38,43%), Andalucía (36,87%), Extremadura (35,56%), Canarias (34,27%), Melilla (31,76%), Castilla la Mancha (31,51%) y Murcia (30,37%). Y la tercera, el resto (27,16% media España), con grandes diferencias aún entre el 29,9% de paro de la Comunidad Valenciana y el 20,5% de Madrid o Cantabria. A nivel provincial, choca el 13,27% de paro de Guipúzcoa con el 41,62% de Cádiz. Antes de la crisis (2007), Cádiz también era líder, con el triple de paro (17,61%) que Lleida (3,10%). Y eran líderes en paro (España tenía 8,60%) casi las mismas autonomías que hoy: Ceuta (19,5%), Andalucía (13,99%), Extremadura (14,65%), Canarias (11,02%), Melilla (17,52%), Comunidad Valenciana (9,03%) y Murcia (8,27%).

Menos crecimiento, menos empleo y más paro en la España del sur, más pobre y más atacada por la crisis y los recortes. Y también, menos salarios: el sueldo bruto en País Vasco (26,593 euros 2010), Madrid (25.988), Cataluña (24.449) o Navarra (23.824) contrasta con el de Canarias (19.315 euros), Extremadura (19.480), Galicia (20.241), CLM (20.363), Andalucía (20.913) y Castilla y León (20.960), todas por debajo del sueldo medio español (22.790 €). Y con más paro y menos sueldo, menos pensiones: 817 euros de jubilación media en Extremadura (861 en Murcia y 889 en Andalucía) frente a 1.206 en País Vasco (1.162 en Madrid y 1.097 en Navarra). Y luego, si uno es anciano dependiente, también recibe peores ayudas si vive en la Comunidad Valenciana (nota: 0,8 sobre 10), Canarias (2,1), Baleares (2,5) y Murcia (3,3).Y mejor en Castilla y León (nota 9,2), Andalucía (7,5) y País Vasco ( 7,1).

Al final, todas las desigualdades se plasman en la renta, que pinta un mapa con dos Españas. Una, la España "rica", siete autonomías con un PIB por habitante superior a la media nacional (22.772 euros en 2012): País Vasco (30.829 euros), Madrid (29.385), Navarra (29.071), Cataluña (27.248), Aragón (25.540), la Rioja (25.508) y Baleares (24.393). Y las otras 12 regiones forman la España pobre, liderada por ocho peores: Extremadura (15.394 euros por habitante, la mitad que el País Vasco), Andalucía (16.960), Melilla (16.981), Castilla la Mancha (17.698), Murcia (18.520), Ceuta (19.335), Canarias (19.568) y C. Valenciana (19.964).

La crisis ha agravado la pobreza en toda España (10 millones de personas por debajo del umbral de la pobreza, un 21,1 % de la población, según el INE), que ha crecido un 8% entre 2008 y 2011, estima un estudio del IVIE. Pero hay tres regiones donde la pobreza se ha reducido (-9% Navarra, -7% La Rioja y -2% el País Vasco) mientras creció muy por encima de la media en Canarias (+21), Comunidad Valenciana (+18%), Andalucía 16%) y Aragón (+13%).

No basta con la foto de las dos Españas. Lo peor es que en la España "rica" están los  mismos que antes de la crisis, salvo Cantabria, que ha caído a la España pobre. Y además, la crisis ha hecho que cuatro de las autonomías "ricas" lo sean más (País Vasco, Cataluña, Aragón y la Rioja tienen ahora más porcentaje de renta) y que nueve de las doce más pobres (todas salvo Galicia y las dos Castillas) estén peor, con menos porcentaje de renta que en 2008. Y lo más grave: las regiones "ricas" y pobres son las mismas que hace 30 años, salvo la Comunidad Valenciana, que ha pasado de la España "rica" a la pobre.

Al final, la crisis ha agravado la desigualdad, pero las dos Españas están ahí desde mucho antes. ¿Por qué? Básicamente, por el distinto modelo económico de las autonomías. Aparte del tema fiscal (el cupo es un indudable regalo” para el País Vasco y Navarra) hay otras razones que explican el mayor crecimiento, empleo y renta de la España rica. Por un lado, el mayor ahorro (Madrid, Baleares, Cataluña, País Vasco, C. Valenciana, Navarra y la Rioja están muy por encima de la media nacional) y menor endeudamiento (Castilla y León, País Vasco, Asturias, Aragón y Madrid tienen menos deuda privada).Por otro, triunfan las regiones con mayor peso de la industria (28% Navarra, 27% País Vasco, 26,9% la Rioja, 22,6% Aragón y 22% Cataluña frente al 15,5% de España, el 7% en Canarias o el 10% en Andalucía o Extremadura) y que más exportan (País Vasco, Navarra, la Rioja, Cataluña o Aragón).

También van mejor las autonomías que más gastan en tecnología: País Vasco gasta 2,10% PIB en I+D+i, Navarra el 2,05%, Madrid un 1,99% y Cataluña el 1,55% frente al 1,33% de España y el 0,58% de Canarias, 0,68% de CLM o el 0,82% de Extremadura. Y en educación y formación (País Vasco y Navarra tienen la mitad de fracaso escolar que el resto de España).Por último, han sufrido menos la crisis (por los recortes públicos) las autonomías con más empleo privado: Cataluña (83,7% empleo privado),C. Valenciana (82,7%), Navarra (81,6%),la Rioja (80%), Madrid (80,7%) y País Vasco (79,8%), frente a Ceuta (48,3%), Melilla (47,5%), Extremadura (65,3%) o Castilla y León (73%). Y quedaría explicar el caso de Baleares, rica gracias al turismo extranjero y una construcción casi sin burbuja.

Hay que salir de la crisis, pero con menos diferencias entre las dos Españas. Para ello, la España del sur tendrá que apostar por la industria, la tecnología, la exportación, el ahorro y la educación, con apoyo de la inversión pública y los impuestos, las mejores herramientas para reducir las diferencias regionales, junto a una reforma a fondo del sistema de financiación autonómica, que Rajoy ha aparcado sine die. No puede ser que en media España, el sur, casi un tercio de la población esté en riesgo de pobreza, con una tasa de paro insoportable y sin perspectiva de empleo. Hay que reducir la brecha entre las dos Españas ya.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada