miércoles, 7 de septiembre de 2011

Pequeño empujón al coche eléctrico

Los coches son para el verano, pero no los eléctricos: no se vende ni un coche eléctrico al día, mientras las ciudades y carreteras están repletas de los coches tradicionales, que gastan una energía cara, que no tenemos y que contamina mucho. El Gobierno aprobó en julio nuevas ayudas para los que compren coches eléctricos, aunque todavía son muy caros y con poca autonomía. Pero las marcas, que reciben grandes ayudas públicas, empiezan a apostar por ellos y habrá muchos lanzamientos en 2012. El avance es lento, pero todo apunta a un gran salto del coche eléctrico en una década, como coche urbano. Está recargando baterías.
www.enriqueortega.net
El transporte, y sobre todo los coches, gastan más de un tercio (39%) de la energía total que consumimos y que nos cuesta unos 50.000 millones de euros al año, más de lo que ingresamos por el turismo. Y funcionan en un 98% con derivados del petróleo, una energía cara, escasa y que no tenemos. Además, el transporte es responsable de la cuarta parte de las emisiones de CO2 y está creando graves problemas de contaminación en nuestras ciudades. Son razones poderosas para apoyar al coche eléctrico.
El Gobierno lanzó en septiembre de 2009 un primer Plan Movele de apoyo al coche eléctrico, con ayudas de hasta el 20% del precio y el objetivo de financiar 2.000 vehículos. Al final del Plan (1 abril 2011), se habían financiado 1.530 vehículos eléctricos, la mitad motos (una cuarta parte en Barcelona), 300 vehículos comerciales y sólo 200 turismos a particulares. Ahora, el Gobierno ha aprobado un Plan más ambicioso, que pretende incentivar la venta de 250.000 vehículos eléctricos en España hasta 2014, de ellos 20.000 en 2011 y otros 50.000 en 2012.Un objetivo imposible a la vista de que en los siete primeros meses de 2011 se han matriculado 181 vehículos eléctricos, menos de uno al día (y 220 en todo 2010).
El Plan del Gobierno para dar un empujón al coche eléctrico tiene tres patas. La primera, ayudas directas al comprador, de hasta un 25% del precio: de 2.000 a 6.000 euros para motos y coches y de 15.000 a 30.000 euros para vehículos pesados, autobuses y camiones. Son 72 millones de euros, para subvencionar la compra de 12.000 vehículos. Eso sí, las mayores ayudas son para vehículos eléctricos puros (motor eléctrico) y menores para  híbridos enchufables y con autonomía extendida (dos motores) La segunda medida es promover la figura del gestor de carga: empresas (aparcamientos, grandes almacenes, empresas de servicios), instituciones (Ayuntamientos) y comunidades que instalen, con ayudas públicas, postes de carga y electrolineras. Y la tercera, vender luz más barata de 1 de la madrugada a 7 de la mañana, para recargar los coches eléctricos, aprovechando la energía eólica sobrante.
El sector del automóvil dice que mejor hubiera sido dedicar este dinero a renovar el parque automovilístico (40% tiene más de 10 años) y relanzar las ventas, que están hundidas. Pero la industria está entrando por el aro del coche eléctrico, animada por cuantiosas ayudas públicas, 580 millones de euros sólo en 2010. De hecho, la mayoría de las fábricas españolas han lanzado o van a lanzar en 2012 un modelo eléctrico y lo que piden es un Plan a 5 años, ya que estas ayudas se acaban el 1 de diciembre de 2011 y tienen la incertidumbre de qué hará con el coche eléctrico el próximo Gobierno.
El mayor problema del coche eléctrico es su elevado precio: unos 36.000 euros, el triple que un coche tradicional, y ahora con ayudas se queda entre 28.400 y 33.000 euros. La segunda pega es su escasa autonomía: entre 90 y 130 kilómetros (y entre 20 y 40 kilómetros con baterías los híbridos). Y la tercera, que necesitan recargarse cada día, entre 6 y 8 horas, y sólo hay 427 postes, cuando harían falta unos 30.000 (2,5 por coche). La gestión de las recargas se ha dejado a las autonomías y algunas ya están haciendo Planes de puntos de carga, por si funciona el Plan de ayudas.
La evolución va a ser lenta, pero el coche eléctrico va a despuntar, primero de la mano de las empresas: las ayudas a la compra de flotas llegan al 50% del precio y eso debe animar a compañías que operan en determinados negocios, como aeropuertos (AENA ya ha comprado), recogida de basuras (FCC tiene ya 100 camiones eléctricos en Barcelona), reparto, alquiler (ya se ofrecen en rent a car), transporte colectivo (microbuses) o taxis. Y lo mismo en Ayuntamientos, instituciones (policía o bomberos) o en la Administración autonómica y central. Y finalmente, como coche de ciudad para una familia, con un gasto de 1,5 euros por 100 kilómetros y un motor sencillo que aguanta perfectamente 20 años.
Hace falta tiempo, pero el futuro es del coche eléctrico. Por tres razones. La primera, que los carburantes van a ser cada vez más caros, no sólo porque el petróleo sea caro y escaso sino porque la demanda crece exponencialmente en el mundo, por los países emergentes, y los 800 millones de coches de hoy serán más de 2000 en 2050. La segunda, porque la tecnología evoluciona a toda velocidad y las baterías cada vez tendrán más autonomía y se cargarán antes (ya es posible hacerlo en menos de 1 hora, en algunos modelos). Y la tercera y definitiva, porque antes o después nos van a castigar (Londres) o prohibir ir al centro de las ciudades en coche, algo que quiere implantar la Comisión Europea para 2050.
La crisis, como en todo, frenará al coche eléctrico, pero se espera que suponga un 10% del parque automovilístico europeo para 2020. Hará falta tiempo, inversiones, ayudas y nuevos sustos del petróleo. Pero se impondrá, sobre todo en las ciudades. Y algún día, todos los coches serán así. Nuestros hijos lo verán.

3 comentarios:

  1. Yo pienso que utilizar el coche eléctrico sería una ventaja para todos primero porque el coche tradicional contamina demasiado y esto en un futuro lo pagaremos y segundo porque necesitamos el petróleo y cada vez es más escaso, sin embargo también pienso que aunque tener un coche eléctrico lo cambiaria todo a mejor es algo muy complicado ya que como dice en el articulo son coches muy caros y que a pesar de todas las ayudas estamos en una época de crisis en la que la gente no se puede dar el lujo de comprarse un coche nuevo. Lo que está claro es que los coches tienen que cambiar y si no se pueden sustituir por los coches eléctricos habrá que buscar otras alternativas para mejorarlos.

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que el coche eléctrico tiene sus pros y sus contras.

    Las ventajas que tiene es que son mejores para el medio ambiente, todo lo contrario que los coches tradicionales que contaminan bastante.
    La principal desventaja de estos coches es que son muy caros, y por eso casi no se venden, porque con estos tiempos que corren poca gente puede permitirse un gasto así. (36.000 euros, con ayudas 28.400)

    Las ayudas pueden ser buenas, al igual que los planes que esta teniendo el gobierno, aunque también me parece que esta invirtiendo demasiado dinero.

    Sinceramente, creo que hasta que no evolucionen, la gente no los comprará, porque como indica arriba son bastante caro, necesitan cargarse diariamente y tienen poca autonomía.

    En un futuro tendrán gran éxito y todos lo agradeceremos.

    IES Jerónimo Zurita

    1112B1DSandra

    ResponderEliminar
  3. ¿Qué podemos esperar de los coches eléctricos en 2012?
    Asumiendo la realidad actual de los coches eléctricos, un proyecto de futuro en el que se está trabajando, parece que la información que nos interesa está centrada en las posibilidades de los coches eléctricos para 2012.
    Y es que aunque no nos decidamos a comprar un coche eléctrico,la crisis hace mucho y nos permite ver otras opciones que no veríamos, y más con la subida del precio de los carburantes, lo cual deja a los coches eléctricos como una opción de futuro, aunque primero debamos pasar por los coches híbridos.

    En 2012 puede ser un año lleno de novedades para los coches eléctricos, sobretodo en lo que respecta a la oferta y la calidad de los nuevos modelos de coches eléctricos.
    Pero además también tendremos novedades en lo que respecta a la recarga de coches eléctricos, ya que se están preparando las primeras pruebas para la recarga inalámbrica de vehículos eléctricos. Así como nuevas inauguraciones de puntos de recarga en diferentes ciudades.

    En definitiva, 2012 puede ser un buen año para los coches eléctricos y un gran acierto para el futuro.

    Mario Giménez Lorenzo

    1112B1DMario

    ResponderEliminar