jueves, 23 de enero de 2014

Menos parados buscando y menos empleo


El Gobierno, dentro de su descarada campaña vendiendo la recuperación, echa las campanas al vuelo con la EPA de hoy, resaltando que el paro ha bajado y se destruye menos empleo. Pero no dicen que el paro baja porque hay menos gente buscando trabajo, muchos desanimados que tiran la toalla después de años buscando y otros (inmigrantes y jóvenes) que se han ido de España y han salido de las listas del paro. Tampoco dicen que el 60% de los parados llevan más de 2 años sin trabajo y más de la mitad no cobran subsidio. El empleo ha caído en 2013 (por sexto año consecutivo) y el poco que se crea es temporal (por meses e incluso días) y a tiempo parcial, por horas, minijobs mal pagados: lo que se está haciendo es repartir el poco empleo que hay (2x1). El problema es que apenas creceremos este año, con lo que se creará muy poco empleo (precario).Hay paro para rato.
enrique ortega

A finales de 2013 había en España 5.896.300 parados, sólo 69.000 menos que al comienzo del año. El paro baja (por primera vez desde 2007), sobre todo porque hay menos gente buscando trabajo: han crecido los “desanimados”, españoles que ya ni buscan trabajo, que salen de las listas del SEPE cansados de no encontrar nada y de no recibir ni subsidios ni formación. Los españoles activos (que trabajan o buscan trabajo) han caído (desanimados) en 267.900 personas sólo en 2013 (y en 482.000 desde el segundo trimestre de 2011, cuando España entró en la segunda recesión). La mayoría son mayores de 45 años (60%) que no se pueden prejubilar, mujeres (70%) y con poca formación. Pero también hay jóvenes, que han vuelto a estudiar o que no hacen nada (hay 200.000 jóvenes ni-ni-ni: ni estudian, ni trabajan ni buscan): 1 de cada 3 jóvenes menores de 25 años (unos 850.000) han abandonado la búsqueda activa de empleo desde que comenzó la crisis, según ASEMPLEO.

Junto a los desanimados (que no buscan empleo) están los que han salido fuera de España a buscar trabajo y tampoco están en las listas del paro: inmigrantes que han vuelto (al menos 450.000) y españoles (225.000). Y luego están los subempleados, personas que trabajan sólo unas horas a la semana (800.000 trabajan menos de 15 horas semanales): con trabajar sólo una hora,no son parados para la EPA. En total, sumando desanimados, los que se han ido de España y los subempleados, son más de 2 millones de parados ocultos: no aparecen en las estadísticas, pero si la economía mejora buscarán trabajo.

Vayamos a las cifras del paro oficial, la EPA del cuarto trimestre 2013. Hay cuatro datos preocupantes. Uno, que casi 1 de cada 3 hogares (31,27%) tiene a la mitad de sus miembros activos en paro. Y que 1 de cada 7 familias (el 14,08%) tiene a todos sus miembros en paro (1.832.300 hogares). Dos, que media España, el sur,  tiene un paro que supera el 30%: Ceuta (36,82% de paro), Andalucía (36,32), Melilla (35,36%), Canarias (33,18%) y Extremadura (32,29%). Tres, que más de la mitad de los parados EPA no cobra ningún subsidio: de los 5.896.300 españoles que se consideran parados, sólo cobran el  47,5% (2.801.262 en noviembre, según Empleo): un 43,5% el subsidio de 821 euros y la mayoría restante 426 euros al mes. Sólo hay 7 autonomías donde cobran subsidio más de la mitad de los parados EPA (País Vasco, Navarra, Cantabria, Asturias, Galicia, Extremadura y Baleares) y Asturias) y en las 12 restantes son más los que no cobran, destacando la bajísima cobertura de Murcia (37,7% parados EPA cobran), Melilla (39,4%) y Canarias (39,6%).

El cuarto dato, el más preocupante, es que más de la mitad de los parados (3.590.100, el 60,18%) llevan más de un año sin trabajar: 2.309.500 de ellos llevan más de 2 años y 1.250.000 llevan más de 3 años). Un grave problema, según acaba de destacar la OIT, porque cuanto más tiempo en el paro, menos posibilidades hay de encontrar empleo (sólo un 11,7% pasados dos años). España es el país de la OCDE donde más ha crecido el paro de larga duración con la crisis: se ha multiplicado por 9 desde 2007, mientras en Irlanda se multiplicaba por 4,5, en Grecia por 3,5 y en EEUU por 3,2. La mayoría de estos “parados con antigüedad” son padres de familia entre 30 y 44 años (40% del total), seguidos de mayores de 45 años (35%) y jóvenes (25% restante), la mayoría con poca formación y de la construcción.

¿Qué ha pasado con el empleo? En 2013 se ha vuelto a perder empleo neto, por sexto año consecutivo: hay 198.900 personas menos trabajando que a principios de año y 3,75 millones menos de ocupados que en septiembre 2007. Y el poco empleo que se crea, es  mal pagado y precario: un 93% de los contratos firmados en 2013 han sido temporales y el 35% a tiempo parcial, por días o meses (54,7 días de media, aunque el 40% son por menos de 1 mes y el 24% por menos de una semana). Son los famosos mini-jobs, por los que una persona puede tener más de una docena de contratos al año, cobrando menos que sus compañeros y viéndose obligado a hacer horas complementarias si la empresa se lo exige. El pasado 20 de diciembre, el Gobierno ha impulsado este contrato a tiempo parcial, aprobando un decreto que aumenta las horas complementarias (“voluntarias) del 15 al 30% de la jornada (y hasta el 60%) y reduce de 7 días a 3 el plazo para avisar al trabajador del cambio. Contratos que se usan mucho en hostelería, turismo, comercio y servicios, con mucho fraude: contratos de 4 horas que acaban siendo 8 o 12, a veces ilegalmente.

Al final, se trata de repartir el trabajo (2x1): dos o tres personas para cubrir un puesto y parece que se han creado 2/3 empleos y hay 2/3 parados menos. Y así Rajoy podrá presentarse a las elecciones de 2015 con menos parados “oficiales”. Pero es una trampa que nos caerá encima. Por un lado, como ha advertido el Comisario europeo de empleo, “aunque el paro descienda, aumentará la pobreza”, porque “no podemos decir que tener un trabajo (de estos) equivalga a tener una vida decente”, en palabras de Lászlo Andor. Y además, el subempleo frena el crecimiento (estos trabajadores apenas consumen) y dificulta la mejora de la productividad en las empresas (se sienten marginados).

Cara a este año 2.014, el empleo y el paro van a depender de lo que crezca la economía, que será muy poco: entre el 0,5% (Comisión Europea), el 0,6% (FMI) y el 1% que espera el Gobierno. Insuficiente, ya que para crear empleo hay que crecer más del 2%, imposible si Bruselas y Rajoy siguen con sus recortes (hasta 2016). Con este bajo crecimiento sólo será posible crear empleo si es precario, como ahora: favoreciendo que las empresas hagan muchos contratos por días a muchos trabajadores. Y rotando plantillas: cambiar un trabajador maduro por dos jóvenes a menos coste. Muchos empleos a efectos estadísticos (lo que busca Rajoy), pero pocos empleos nuevos de verdad. De hecho, según una encuesta de las Cámaras de Comercio, la mayoría de empresas (69%) no crearán empleo en 2014, un 18% todavía lo reducirá y sólo el 13% creará empleo.

Seguimos con casi 6 millones de parados y una tasa de paro del 26%, más del doble que Europa (10,9%). No es para tirar cohetes sino para poner en marcha, de una vez por todas, un Plan de choque contra el paro, con un pacto político y social detrás. Es urgente lanzar ambiciosas políticas activas de empleo y acabar con los recortes en este campo (-50%), que se han cargado la formación y los incentivos para contratar a parados. Poner en marcha Planes de apoyo a los parados jóvenes, mujeres y mayores de 55 años, con un especial énfasis en la formación (la mitad de los parados no tienen la ESO acabada). Y lanzar ya el Plan de empleo juvenil, que Rajoy retrasa porque tiene que adelantar los 1.880 millones que nos va a dar Europa y teme que disparen el déficit (es la cuarta parte de lo que se ha perdido en rescatar NovaCaixaGalicia, por ejemplo).

El Gobierno y todo el país tienen que ponerse las pilas en crear empleo y ayudar a los parados a reciclarse y trabajar. Hay que parar los ajustes previstos para 2014 y 2015, reanimar la economía y crecer más. No hacer malabarismos con la EPA y multiplicando el empleo precario. Hay que poner a España a trabajar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada