lunes, 11 de noviembre de 2013

Autonomías y Ayuntamientos. más recortes e impuestos en 2014 y 2015 (elecciones)


Autonomías y Ayuntamientos ultiman sus Presupuestos para 2014. Y aunque la noticia ha sido que Madrid y algunas autonomías bajarán impuestos, la realidad es que los Gobiernos regionales y locales tendrán que hacer otro ajuste de caballo, prometido a Bruselas, en 2014 y también en 2015, año de elecciones. Serán 17.471 millones, que saldrán la mitad de recortes (otra vez sanidad, educación, gastos sociales y personal) y la otra mitad de subidas de impuestos, sobre todo los que menos “se ven”: tasas y precios públicos. Y eso suponiendo que no metan la tijera otra vez este año, porque cinco autonomías no van a cumplirán con el déficit exigido por Bruselas (y quizás tampoco el Estado). Nos espera más de lo mismo: nuevos recortes y subidas de impuestos en ciudades y autonomías, tras 3 años de austeridad. Una política que pone en peligro la incipiente recuperación y torpedea la creación de empleo. Cambien.


                                                                                                                            Enrique Ortega
Autonomías y Ayuntamientos las están pasando canutas para presentar sus cuentas para 2014. Por un lado, el Gobierno Rajoy va a transferir 3.324 millones menos a las autonomías (la Comunidad Valenciana, por ejemplo, recibirá 305 millones menos que este año) y 16 millones menos a los Ayuntamientos. Por otro, les está cayendo la recaudación por la crisis (un 2% en 2013) y no esperan que remonte mucho en 2014. Pero, sobre todo, el Gobierno Rajoy carga en autonomías y Ayuntamientos la bajada del déficit en 2014 y 2015, con lo que les obliga a ajustar sus Presupuestos en 17.471 millones, según acaba de prometer a Bruselas. Una exigencia que les supone volver a recortar gastos y aumentar ingresos, sobre todo en 2015 (9.871 millones de ajuste), un año complicado  para meter la tijera porque hay elecciones municipales y autonómicas (mayo).Así que hay alcaldes y autonomías que trinan.

Las autonomías tienen que hacer la mitad del ajuste total: 8.631 millones entre 2014 (4.069) y 2015 (4.562 millones). Lo harán por dos vías. Una (el 48%), recortando gastos: personal (habrá más despidos y congelación salarial), sanidad (se reducirán otros 1.500 millones entre la factura farmacéutica, la revisión a la baja de la cartera de servicios y los copagos, con lo que el gasto sanitario caerá al nivel de 2006), educación y servicios sociales. La otra (el 52% del ajuste) será el aumento de ingresos, sacando más dinero de los impuestos que “menos se ven”: transmisiones patrimoniales (+854 millones), carburantes (+427 millones), tasas (Cataluña creará 30 nuevas)  y otros tributos (+2.333 millones). O sea, recortarán más el Estado del Bienestar (donde está su gasto) y nos subirán la mayoría de impuestos.

Sin embargo, algunas autonomías tratan de engañar a sus ciudadanos con el espejismo de que van a bajarles los impuestos en 2014. Madrid ha aprobado una rebaja en el IRPF que es cierta pero tiene truco. Dos. Uno, que bajan lo mismo (0,4 puntos) a las rentas bajas que a las altas, con lo que una familia modesta se ahorrará 55 euros en la renta 2014 y una familia con altos ingresos se ahorrará 2.000 euros y más. El otro, que los madrileños pagarán en 2014 muchos más “impuestos de los que no se notan”: las tasas (40 creadas nuevas en 2013 como el pago del libro de familia o algunas pruebas deportivas), que volverán a subir (universitarios, guarderías…) o el transporte (con 3 subidas, un +16% en 2013). Galicia también bajará medio punto el recargo autonómico del IRPF (apenas se notará), pero a cambio los gallegos pagarán más caros los carburantes: 3,6 céntimos litro el gasóleo y 2,4 céntimos la gasolina, al subir al máximo el céntimo sanitario. Extremadura también rebaja el tramo autonómico del IRPF, pero sólo medio punto, unos 23 euros por contribuyente. Cantabria, la cuarta que baja, lo hace bien: menos IRPF para ingresos bajos y más a los altos. Con todo, pagaremos más o menos IRPF según donde vivamos.

Vayamos a los Ayuntamientos, que cargan con la otra mitad del ajuste: 8.839 millones, muy descompensados entre 2014 (3.530 millones) y 2015 (5.309 millones), el año del tijeretazo, en plenas elecciones (mayo). Y aquí, la mayor parte del ajuste (el 85%) se hace por el camino de los recortes de gastos (7.564 millones). Un hachazo que viene sobre todo por la supresión de servicios (-3.755 millones de “ahorro”) que hasta ahora prestan los municipios y que van a dejar (sobre todo los de menos de 20.000 habitantes) a las Diputaciones o a las autonomías, según les obliga la Ley de reforma municipal que ha aprobado el Gobierno Rajoy: desde los servicios municipales habituales a sanidad, educación y servicios sociales. Y también se espera un importante ahorro (1.400 millones)  con el cierre de empresas municipales (más despidos) y con la fusión y desaparición de pequeños Ayuntamientos (-1037 millones en 2015). El ajuste restante (15%) viene por subida de impuestos y tasas, junto al IBI, que notaremos todos (+1.200 millones).

Como puede verse, la tijera y las subidas de impuestos de estos años en autonomías y Ayuntamientos van a seguir dos años más, mal que les pese a alcaldes y políticos autonómicos, que no tienen otra opción: si no cumplen con estas cuentas, el palo, no recibirán la zanahoria, un nuevo rescate en forma de Plan para pagar facturas pendientes, que alcanzan ya los 19.341 millones de euros (15.324 millones las autonomías y 4.017 los Ayuntamientos). Montoro los tiene bien “cogidos”: este mes de noviembre le tienen que enviar sus planes de ajuste (menos gastos y más ingresos) para 2014 y 2015 y sólo los que cumplan lo exigido recibirán dinero para coger oxígeno y pagar sus facturas. Tras el anterior Plan de proveedores (27.301 millones aportados en 2012 a autonomías y Ayuntamientos para los primeros pagos de facturas atrasadas), Hacienda dedicará otros 13.300 millones para atrasos (hasta mayo 2013), que empezarán a recibir en diciembre (los que cumplan). Y aún quedarán muchas facturas sin pagar (6.000 millones), que exigirán otro Plan de ayuda en 2014.

Así que, si no quieren suspender pagos, autonomías y Ayuntamientos tendrán que pasar por el aro de nuevos ajustes en 2014 y 2015. Y algunas autonomías, incluso este año, porque no cumplirán con el déficit exigido. Hay 5 autonomías que seguro no cumplen, a la vista de su déficit hasta agosto: Madrid, Extremadura (curiosamente, las dos prometen bajar impuestos en 2014), Aragón, Murcia y Navarra. Y otras cuatro dudosas: Andalucía, Castilla la Mancha, Galicia y Comunidad Valenciana. A las que no cumplan, Montoro les exigirá ajustes adicionales, o sea recortes o subidas de impuestos extras. Y si el Estado tampoco cumple con el déficit este año, como temen muchos expertos y el Banco de España, ajuste doble.

Al final, mucho se habla de recuperación (algunos incluso de bajadas de impuestos), pero el hecho cierto es que las cifras del Gobierno Rajoy enviadas a Bruselas sólo nos aseguran más recortes y más subidas de impuestos en 2014 y 2015. Unas decisiones que van a reducir aún más el consumo y la actividad, poniendo en peligro las pocas décimas de crecimiento previstas. Y torpedeando la posibilidad de crear empleo en un país donde uno de cada cuatro españoles estará sin trabajo hasta 2018. Más de lo mismo: austeridad suicida. Y encima para no bajar el déficit lo prometido, ni en 2014 ni en 2015, como acaba de decir Bruselas. Porque recortes y subidas de impuestos bajan el crecimiento y la recaudación, menos el déficit. Es la trampa de la austeridad

Hay que ir por otro camino, negociar con Bruselas suavizar el ajuste y poner en marcha un Plan para acelerar la recuperación, basado en mayores ingresos fiscales (de los que no pagan: grandes empresas, multinacionales, los más ricos y el fraude), más ayudas al desempleo, a la formación y al fomento del empleo, así como inversiones e incentivos dirigidos a promover la innovación, la industria, la exportación, el turismo y los sectores con futuro. Dejar de una vez las tijeras y gastar en la recuperación, en poner al país en movimiento para crecer de verdad y crear ese empleo que tanto nos urge. Ya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada