miércoles, 28 de diciembre de 2011

Iberia: aterrizaje forzoso en el low cost

Vuelven los problemas al tráfico aéreo por Navidad, con la huelga de los pilotos de Iberia. Protestan por la creación de Iberia Express, la compañía que van a crear con menos costes (pilotos que ganarán la mitad de sueldo) para competir con Ryanair y otras compañías low cost, que se han llevado la mayoría de los viajeros. Es el camino para que Iberia gane dinero en 2015, en un sector aéreo con graves problemas, en España y toda Europa, por la crisis, la competencia del low cost, las subidas del combustible y la falta de un cielo único europeo. Una reconversión clave para el turismo, nuestra primera industria, ya que 3 de cada 4 visitantes llegan a España por avión.

enrique ortega
España es el paraíso de los vuelos de bajo coste: estas compañías han transportado el 36% de todos los viajeros que han pasado este año por los aeropuertos españoles (69 millones de 191). Y ya vienen más extranjeros en vuelos low cost (57,2%) que en compañías tradicionales. Por ello, la irlandesa Ryanair ha superado a Iberia, transportando 32,2 millones de viajeros hasta noviembre (+33%), mientras la española (22,6 millones) pierde viajeros (-15,8%). Como tercera compañía (16,5 millones viajeros) está Vueling (45% Iberia), otra low cost que crece (+11,6%), mientras caen Air Europa (-2% y 13,1 millones de viajeros) y Spanair (-6% y 11,6 millones), a las que acechan otras dos low cost: la británica Easy Jet (+5,7% y 10,7 millones de viajeros) y Air Berlín (-19,7% y 8,7 millones).

Las compañías low cost crecen por sus bajos precios pero en España hay otra razón: las millonarias ayudas de autonomías y ayuntamientos para que vuelen a sus aeropuertos, 247 millones desde 2007. Sobre todo Castilla y León (84,3 millones), Aragón (34, para Zaragoza, el aeropuerto más subsidiado), Galicia (22,7) y Cantabria (20,7). Ayudas incluso para vuelos a aeropuertos que han cerrado (Ciudad Real) y a compañías que sólo operaron mientras recibieron ayudas (Lagunair o Andalus) o que no volaron pese a cobrarlas (aerolínea Plaza). Ayudas que han beneficiado sobre todo a Air Nostrum (filial vuelos regionales de Iberia) y a Ryanair, que ha presionado a la Generalitat yéndose de Reus y Girona para volver a cambio de 8 millones. Ayudas no autorizadas por la UE y que distorsionan la competencia.

Pero las compañías low cost han venido para quedarse. Por eso, Iberia ha decidido crear una propia, Iberia Express, que nacerá en abril 2012 con gestión separada y nueva plantilla: 500 personas al principio, 150 de ellas pilotos, que cobrarán 6.000 euros/mes frente a los 14.000 de un piloto de Iberia. Y que trabajarán más horas: 900 horas frente a 600 en un A320 de Iberia, con lo que los aviones rotarán más (estarán 35 minutos en tierra, frente a 45/60 ahora). Por eso la huelga. Y con ello, Iberia podrá competir con Ryanair: si ahora un billete ida y vuelta de Madrid a Vigo cuesta 185 euros, el precio para abril (ya está en su web) baja a 73 euros, más barato que Ryanair desde Santiago (116 €). Y así irá haciendo con las rutas de corto y medio radio, empezando con 4 aviones y llegando a 40 en 2015.

El objetivo es que para entonces, estas rutas (70% del negocio de Iberia), con las que ahora pierde dinero, lo ganen. Y así conseguir que Iberia vuelva a tener beneficios en 2015, tras haber vuelto a las  pérdidas en 2011 (-78 millones primer semestre), después de 13 años de beneficios (quitando 2009). Pero no bastará con ganar la batalla del low cost: tendrá que recortar costes (ganando la batalla a los pilotos), digerir la fusión con British Airways (que gana dinero) y aguantar el tirón de la subida del keroseno con 36 aviones A 340 que consumen mucho (4 motores), ya que los primeros A330 (2 motores) no llegarán hasta 2013.

Todo el sector aéreo atraviesa por una grave crisis, salvo en Asia. En EEUU, donde han suspendido pagos 40 compañías desde el 11-S, acaba de hacerlo American Airlines (la 3ª compañía), por problemas de costes y peleas con los pilotos, junto a la competencia del low cost. En Europa, la crisis del euro y la subida del keroseno (40% este año y otro 25% para 2012) hacen que se esperen sólo 300 millones de dólares de beneficios (frente a 2.000 en Norteamérica y 3.300 en Asia). Y la IATA vaticina pérdidas (-600 millones $) en las compañías europeas para 2012, por el escaso crecimiento de la UE y porque es el espacio aéreo más ineficiente del mundo: las compañías tienen que volar en zigzag, por los nudos de control, al no existir (tampoco) un cielo único europeo.

Este panorama enturbia el futuro del sector aéreo español, donde ya han cerrado varias compañías (Air Madrid, air Comet, Futura) y se han producido duros recortes en Spanair, Air Europa, Swiftair y Vueling, con más de 1.000 pilotos en paro. Mientras Iberia reconstruye su futuro, Air Europa está en grave crisis (recortando rutas y con los pilotos en huelgas semanales desde septiembre) y Spanair busca comprador (en Qatar o China) mientras la Generalitat (57%), que cierra quirófanos y no paga a los ancianos, la ha inyectado ya más de 150 millones de euros para que siga llevando pasajeros al Prat. Y todas piden árnica al nuevo Gobierno, para que no les suban en 2012 las tasas aeroportuarias (un 65% más bajas que en Europa) cuando se privatice la gestión de los aeropuertos españoles.

Confiemos que Iberia tenga éxito con su low cost, a pesar de los pilotos, y se encuentre una salida a Spanair y Air Europa (no a costa de los contribuyentes). Es clave que España, el 4º país del mundo en tráfico aéreo (tras EEUU, China y Reino Unido), tenga unas aerolíneas saneadas, que ayuden a la primera industria del país, el turismo: 3 de cada 4 turistas llegan por avión. Y si no somos competitivos, pueden elegir otro viaje. Nos jugamos mucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada