lunes, 26 de diciembre de 2016

Compras: las tarjetas ganan al cajero


Son días de compras masivas  que pagamos a golpe de tarjeta y con dinero en efectivo. Estamos enganchamos al móvil y a Internet, pero los pagos electrónicos son minoritarios. El número de tarjetas bate récords y los pagos con ellas superan ya el dinero que se saca de los cajeros. Pero sigue dominando el pago en efectivo: con dinero hacemos todavía el 70% de los pagos. Y eso, a pesar de las campañas de los bancos para que paguemos con tarjetas o el móvil y de las medidas del Gobierno, que ha prohibido los pagos en metálico de más de 1.000 euros desde el 1 de enero, para reducir el fraude fiscal. Pero el dinero en efectivo tardará mucho en desaparecer, a pesar del avance del dinero electrónico, que debe resolver problemas de seguridad y comisiones. Y ojo: pagar sin dinero es una tentación que puede endeudarnos más. Cuidado con darle a la tarjeta o a la tecla: luego hay que pagarlo.
 
enrique ortega

En España hay más tarjetas de crédito que habitantes. A primeros de octubre había 73,66 millones de tarjetas, cerca ya del récord de 2008, cuando llegaron a 76,40 millones. Dos de cada tres tarjetas son de crédito (la otra, de débito: pagar y sacar dinero) y su número ha batido este año todos los récords históricos, con 48,09 millones de tarjetas a principios de octubre, casi 4 millones más que en el anterior récord de 2008 (44,82 millones), según datos del Banco de España. Y no sólo es hay más tarjetas que nunca, sino que también se usan más: las operaciones con tarjetas superan desde esta primavera las 250.000 al mes, con pagos superiores a los 10.000 millones de euros mensuales, algo nunca visto.

Otro dato que habla del tirón de las tarjetas es que mueven más dinero del que se saca en los cajeros, algo que tampoco había pasado antes. Desde enero de 2016, los pagos con tarjeta (crédito y débito) superan al importe que se extrae de los cajeros de los bancos: fueron 32.713 millones en el tercer trimestre, frente a 31.317 millones extraídos en cajeros. Esto es fruto del auge de las tarjetas pero también de un cierto declive de los cajeros, que se resienten del aumento de comisiones aplicado por los bancos desde la Navidad de 2015: si antes cobraban entre 0,65 y 0,75 euros por sacar dinero en bancos ajenos, ahora cobran el triple, entre 1,80 y 2 euros por extracción. Con todo, aunque crecen menos, los cajeros también están funcionando más este año, con más operaciones y más dinero sacado: 31.317 millones en el tercer trimestre frente a 30.210 extraídos en el tercer trimestre de 2015.

Indudablemente, las mayores comisiones en los cajeros han dado alas a las tarjetas, con más operaciones (789.937 en el tercer trimestre) y más importes de compras (32.713 millones entre julio y septiembre de 2016). España es el quinto país de Europa por número de tarjetas (73,66 millones), por detrás de Reino Unido, Alemania (147 millones), Francia (80 millones) e Italia (77 millones), aunque ocupamos el puesto 13º en el ranking de tarjetas por habitante (1,48 tarjetas, frente a 1,82 de Alemania o 1,21 de Francia). Y todavía utilizamos menos las tarjetas que la mayoría de Europa: 52 operaciones por habitante y año frente a 79 de media en la UE (y más de 200 en los paises nórdicos).

Eso sí, la operativa de tarjetas está cambiando y cada vez se hacen más operaciones de pequeños importes, incluso de menos de 10 euros, sobre todo tras el auge de los pagos “Contact less” (acercando la tarjeta al datafono), que ya aceptan la mitad de los TPV (hay 820.000 terminales “Contact less” de los 1.647.646 terminales disponibles para tarjetas). El gasto medio por tarjeta es de 2.838 euros (+3,5% sobre 2015), de los que 413 euros se gastan ahora por Navidad.  Y en contra de lo que se piensa, gastan más los hombres (2.917 euros) que las mujeres (2.369 euros). Y más los que tienen entre 40 y 50 años, seguidos de los de 50 a 60 años, siendo bajo el gasto con tarjeta de los jóvenes. Y sobre su uso, el 23% de los pagos con tarjeta se hacen en el súper, el 16% en viajes, el 13% en gasolineras, el 12% en restaurantes, el 11% en grandes almacenes, el 9% en comprar moda, el 7% en electrónica y telefonía y el 6% en artículos para el hogar. Y un dato importante: en las compras online, el 67,2% de los pagos se hacen con tarjeta de crédito.

Los pagos con tarjeta no dejan de crecer y suponen un importante gasto para los usuarios y una creciente fuente de ingresos para la banca. Los que tienen tarjeta pagan por tres vías. Una, la comisión anual, que a veces se perdona el primer año pero no después (salvo en algunos bancos online): es de 35 a 43 euros al año. La segunda, el pago de intereses cuando se aplaza el pago de lo comprado con la tarjeta: un tercio de las tarjetas que tenemos lo hacen (se llaman “revolving”). Entonces se paga un interés, que oscila entre el 20 y el 25% (la media actual es el 21,1% TAE), aunque hay entidades que cobran el 15% (ING o Bankinter) y otras hasta el 30%. En noviembre de 2015, una sentencia del Tribunal Supremo estableció que los intereses superiores al 24% son “usurarios” y por tanto “nulos”. Y la tercera vía son los elevados costes en que se incurre por descubierto, por superar el límite de la tarjeta: se pagan dos comisiones, por reclamación de posiciones deudoras (35 euros) y por descubierto (30 euros), más los intereses de demora (más del 20% TAE).

Además, los comercios tienen que  pagar una comisión a los bancos que les instalan el terminal (TPV) con el que poder cobrar compras con tarjeta. Esta comisión (“tasa de descuento”) es libre y oscila entre el 0,5% y el 1,10% por operación, con un mínimo (que suele ser de 0,35 euros). Y a veces también les cobran una reducida cuota mensual por el TPV. Luego, el banco que ha instalado el PTV y que recibe el importe de la compra tiene que pagar una comisión (“tasa de intercambio”) al banco emisor de la tarjeta con la que se paga, una comisión que sí está fijada por el Gobierno y que tiene un máximo (0,3% por operación  en las tarjetas de crédito y 0,2% en las de débito). Al final, serán casi 3 millones de operaciones este año, con casi 120.000 millones pagados, de los que una parte (entre 600 y 1.000 millones de euros anuales) van a aumentar los ingresos por comisiones de la banca, que suponen ya un 23% de sus ingresos totales (vea aquí el porcentaje de comisiones que cobran los bancos españoles).

Por eso los bancos tienen tanto interés en “colocarnos” más tarjetas y en que no usemos el cajero, que les supone ingresos pero también muchos costes, no sólo en comprarlos e instalarlos sino en toda la intendencia de manejar “dinero físico”: almacenamiento, transporte, seguridad… En esto coinciden con los Gobiernos, que también mantienen una “guerra contra el dinero en efectivo”, porque alimenta la economía sumergida y es una fuente de fraude fiscal: el dinero electrónico deja huella y se rastrea con cierta facilidad, no así el dinero en metálico. Por eso, el Gobierno Rajoy limitó los pagos en efectivo a un máximo de 2.500 euros, en noviembre de 2012. Y ahora ha vuelto a hacerlo: desde el 1 enero de 2017, no se podrá pagar en efectivo más de 1.000 euros, a una empresa o a un profesional, no entre particulares (ahí, el pago es libre). Y si no se cumple, Hacienda puede multar por el 25% de los pagos ilegalmente hechos.

A pesar del auge de las tarjetas y de las prohibiciones, el dinero en efectivo es “el rey de los pagos, en España (84% de los pagos), en Europa (66%) y en todo el mundo (85% de los pagos), según datos de la consultora PwC. Además, el efectivo es el único medio de pago utilizado por el 100% de los españoles, en todas las edades. Las tarjetas las usan el 90,8% de españoles y el 66,7% de los que tienen entre 25 y 34 años. Les siguen los pagos por transferencias (85,8% españoles), los pagos alternativos tipo Pay-Pal (52,5% usuarios), los cheques (38,8%), las tarjetas virtuales (18% españoles), los pagos Contact less (15,2%), las APPs (4,4%) y el pago por móvil (sólo 2,4% pagos), según el estudio de PwC.

Actualmente, se estima que un 70% de todo el consumo privado se paga todavía con dinero en efectivo y sólo un 30% mediante tarjeta o dinero electrónico, según datos recientes de MasterCard. Y lo que es más llamativo: sólo hay un 7% de españoles que pagan exclusivamente con tarjeta mientras hay un 22,6% que lo pagan todo sólo en efectivo, según Tecnocom. Eso indica que los pagos electrónicos aún están muy retrasados en España, aunque en los últimos años crezcan las propuestas para pagar online, por ordenador o móvil. Y todo apunta a que el dinero en efectivo tiene mucha vida por delante, no va a desaparecer a corto plazo, aunque los expertos vaticinan que 3 de cada 4 transacciones de dinero en el mundo serán on line o través del móvil para 2020, según la consultora Accenture.

La última apuesta por los pagos electrónicos ha llegado a España en diciembre de la mano de Apple, que ha lanzado su servicio “Apple Pay”, dos años después que en EEUU. Un servicio que permite pagar con el iPhone (iPad, Apple Wach o Mac) en tiendas físicas, en APPs y en comercios online y que complementa la oferta de Google para los smartphones Android, el “Google Wallet”, lanzado en 2009 y mejorado en 2013 con una tarjeta de débito prepago. Y otros gigantes de Internet, como Facebook o Twitter también han lanzado servicios de pagos en sus redes, aunque todavía no están operativos en España.

En paralelo, otras empresas tecnológicas se han lanzado a ofrecer compras online con tarjetas. La pionera, en el año 2.000, fue PayPal (eBay), que ya tiene 130 millones de cuentas activas en el mundo, con las tarifas más baratas para compras y envío de dinero persona a persona. Amazon lanzó en agosto de 2014 un lector de tarjetas de crédito que conectado a un móvil o una tablet permite a pequeños negocios aceptar pagos. Y las empresas chinas Alibaba y Tencent o la japonesa Rakuta ofrecen también desde hace años plataformas de pago a través de móviles, como la mayoría de empresas que venden por Internet.

Las grandes empresas de telefonía también se han lanzado a este negocio de los pagos electrónicos. Vodafone ofrece su monedero electrónico para pagos (“Vodafone Wallet”) desde 2014 en Reino Unido, Alemania, Italia, Holanda y España. Y en noviembre de 2015 renovó su aplicación para permitir el pago con móvil asociado hasta con 5 tarjetas diferentes. También Orange ofrece el servicio de pago por móvil “Orange Cash”. Y Samsung lanzó en España, en junio de 2016, su sistema de pago por móvil “Samsung Pay”, que ya funcionaba en otros tres paises europeos. Y Movistar ofrece  también un pago por móvil limitado, vinculado a una VISA de la Caixa, uno de sus principales accionistas.

Mientras los gigantes de Internet y las telecos avanzan en los pagos digitales, la banca española ha ido a la zaga, con dispersas aplicaciones desde 2013, la mayoría en colaboración con las telecos. En 2014, CaixaBank y Santander intentaron hacer una apuesta conjunta (con Movistar) de pago por el móvil, la plataforma Yapp, pero fue un fracaso que cerró en junio pasado, tras perder 8 millones de euros. Y finalmente, a finales de septiembre, toda la banca (27 bancos y cajas, el 95% del sector) lanzó Bizum, un servicio de transferencias y pagos por móvil de la banca española, con requisitos técnicos homologados con Europa, donde hay plataformas similares en Reino Unido, Suecia y otros paises. Con Bizum, las transferencias de dinero entre particulares no exigen saber el número de cuenta, sólo el móvil. En octubre se estrenaron las compras online y en diciembre han empezado las compras en comercios, acercando el móvil al TPV e introduciendo una clave que ofrece el banco al cliente que solicite el alta en  Bizum, tras el pago de una comisión que fijará cada entidad (algunos ofrecen gratis las 10 primeras operaciones o el primer año, pero luego cobrarán).

Precisamente, los dos problemas que tienen los pagos electrónicos son las comisiones (más “visibles” que las de las tarjetas) y la seguridad: los expertos creen que los ciberdelincuentes se van a volcar en estas operaciones en 2017, sobre todo en los pagos por móvil, aunque sus requisitos de seguridad son muy altos. Pero hay bastante “sensación de inseguridad” entre muchos usuarios y eso ha restado auge al comercio electrónico y puede frenar también los pagos electrónicos. Sobre todo si los bancos no refuerzan sus inversiones en ciberseguridad  y en seguros específicos, para compensar a los clientes (sin “peleas” y complejas reclamaciones) en caso de fraude online.

En definitiva, que cada vez compramos más por tarjeta pero todavía el dinero en efectivo es el rey de los pagos y lo será por mucho tiempo, a pesar de que crecen  los pagos electrónicos y por el móvil. Pero cuidado: estos nuevos pagos son una forma sencilla de endeudarnos más, de gastar sin control y luego darnos “sustos”. Ojo con darle a la tarjeta o a la tecla: luego hay que pagarlo.

1 comentario:

  1. Manténgase conectado de forma no parada gracia nuestros paquetes ofrecen créditos entre
    individuos disponible día y noche tiene una tasa de interés del 2%
    A partir de 191 euros de correo electrónico solo. contacto: duroumarcel@gmail.com

    ResponderEliminar