jueves, 23 de abril de 2015

Menos empleo y 3 millones parados sin salida


Jarro de agua fría a la euforia del Gobierno: se ha parado la creación de empleo iniciada en abril de 2014. En el primer trimestre de 2015 se volvió a destruir empleo (-144.300), tras los 433.900 empleos netos creados en 2014. Y la tasa de paro subió al 23,78%, aunque hay 13.100 parados menos: esto se explica porque hay menos españoles buscando trabajo, más “desanimados”. Casi dos de cada tres parados (61,17%) llevan más de un año en el desempleo. Y cuatro de cada diez llevan más de dos años sin trabajar. Si añadimos  que más de la mitad de los parados no tienen formación, llegamos al verdadero punto negro: de los 5,44 millones de españoles sin trabajo, hay 3 millones de parados con pocas posibilidades de encontrar empleo. Y la mayoría ni cobra ya el desempleo. Un drama que exige volcarse en su formación, en políticas activas para colocarlos y en otra política económica, que cree más empleo, no unos trimestres sí (en Navidad o verano) y otros no. Es urgente.
 
enrique ortega

El primer trimestre suele ser malo para el empleo, porque se pierde el tirón de contratos (temporales) de las Navidades. Y así ha sido entre enero y marzo de 2015: se han perdido  114.300 empleos, según la EPA,  lo que rompe la tendencia de los tres trimestres anteriores: desde abril a diciembre de 2014 se crearon 618.500 empleos, que teniendo en cuenta la caída de empleo en el primer trimestre de 2014 (-184.600), nos da una creación neta de 433.900 empleos en 2014, por primera vez desde 2007.

Se ha roto la racha y se pierde empleo sobre todo en los servicios (comercio, turismo, hostelería), en casi todas las edades (salvo entre 40 y 44 años y entre los mayores de 55 años, que fueron también los que consiguieron dos de cada tres empleos en 2014), sobre todo las mujeres (dos tercios de los empleos perdidos). Sólo se ha creado empleo en el sector público (+29.200), en vísperas de las elecciones, en la construcción y la industria, en Canarias y Andalucía y entre los autónomos sin trabajadores (autoempleo). Ha aumentado algo el empleo fijo y todos los empleos perdidos son temporales y a tiempo completo, mientras curiosamente han aumentado los contratados a tiempo parcial (empleo más precario).

Al caer el empleo, debería haber aumentado el paro, pero no ha sido así porque se ha reducido el número de españoles que buscan trabajo: hay 127.400 españoles que han dejado de ser “activos”, que ahora son “desanimados”. Por ello, el paro se ha reducido en 13.100 personas en el primer trimestre, alcanzando la cifra de 5.444.600 parados. Eso supone una tasa de paro del 23,78%, superior a la de finales de 2014 (23,70%), porque son menos parados sobre menos activos. Una tasa que duplica el paro de la zona euro (11,3%).

Sobre el paro español, hay tres datos especialmente preocupantes. Uno, que hay 5 autonomías (media España) con más del 30% de paro: Melilla (35,40%), Andalucía (33,62%), Ceuta (31,76%), Canarias (31,81%) y Extremadura (30,24%), autonomías que, junto a Castilla la Mancha (28,69%) encabezan el ranking de las autonomías europeas con más paro. El segundo, que hay 1.793.600 hogares con todos sus miembros en paro (1 de cada 10 hogares), 27.300 más que a finales de año. Y el tercer dato preocupante, que más de la mitad de los parados no cobran ya el desempleo: en febrero, sólo cobraban algún subsidio público 2.372.615 parados, según Empleo, un 43,5% de los parados EPA (y sólo 919.142 cobraban un subsidio contributivo de 810 euros mensuales: el resto, una ayuda de 426 euros). Eso significa que hay más de 3 millones de parados EPA que no cobran nada (el 56,5%). Tremendo.

Con todo, lo peor de las cifras del paro es que la mayoría de los parados llevan ya mucho tiempo sin trabajar. De hecho, con la EPA de hoy, el 61,7% de todos los parados llevan más de un año sin trabajar: 3.330.800, casi dos de cada tres parados. Y de ellos, 2.379.500 parados llevan incluso más de dos años sin trabajo (más de 4 de cada 10 parados). Con ello, el paro de larga duración se ha multiplicado por más de 6 en esta crisis (eran 532.033 en 2007) y España se coloca como el octavo país europeo con más paro de larga duración, con un porcentaje (61,17%) muy superior a la media de la UE-28 (49,3% de parados con más de un año). La consecuencia es que estos “parados con antigüedad” tienen menos posibilidades de encontrar trabajo: un 6,7% frente al 26,5% del resto, según un estudio de Asempleo. En su mayoría, estos parados de larga duración son padres de familia entre 30 y 44 años (40% del total), mayores de 45 años (35%), jóvenes e inmigrantes.

Otro gran problema de los parados (además de que llevan mucho tiempo en paro y por eso la mayoría ya no cobran el subsidio) es que tienen poca formación y así tienen casi imposible acceder a uno de los pocos empleos que se ofrecen (sólo hay una oferta por cada 110 parados). El dato es escalofriante: de los 5.444.600 españoles que se consideran parados, casi 3 millones (2.980.200) tienen poca formación y no han acabado la educación secundaria (no tienen ni Bachiller ni FP Básica), según la EPA. Por eso, la mayoría de los parados lo tienen muy negro: mucho tiempo en el paro, poca formación, ninguna experiencia (jóvenes) o demasiada edad (más de 45 años). De ahí que algunos expertos, como el presidente de Manpower Group, hablan de un paro sin salida, estructural, de 3 millones de parados que tienen muy difícil volver a trabajar alguna vez. Son más de la mitad de los parados EPA.

Poco empleo (incluso cae), muchos parados  y con poca salida para la mayoría. Son datos tremendos, que deberían llevar al Gobierno y a todos los partidos a poner el paro y el empleo como su verdadera prioridad, siendo además el primer problema de los españoles (Barómetro CIS). Pero se enzarzan en las cifras y son incapaces de pactar medidas eficaces. La primera debería ser un cambio de política económica, para crecer más y crear más empleo. Y después, intentar que esos 3 millones de parados sin salida tengan alguna oportunidad.

España ha vuelto a crecer, incluso por encima del 2% este año, pero se crea poco empleo e incluso se pierde en algunas épocas, porque la mayoría del empleo es temporal, precario, y lo mismo que se hace el contrato se pierde. Hace falta crear más empleo estable y eso obliga a hacer otra política, en Europa y en España, que reanime el consumo (con subidas de sueldos y bajadas de impuestos) y la inversión, tirando de la actividad la inversión pública, en actividades productivas, tecnología y formación. Gastar e invertir más, aunque para ello haya que ingresar más, aumentando la recaudación a las empresas con beneficios y a los más ricos. Y eso no sólo en España, sino también en Europa, con un Plan de inversiones más ambicioso que el Plan Juncker, al que los países sólo han comprometido 21.000 millones de los 315.000 previstos (el resto “esperan” que sean inversiones privadas). En definitiva, hace falta pensar menos en el déficit público y la austeridad  y más en el paro y el empleo, que se están “comiendo” a una generación de españoles condenada a no trabajar más.

Y aquí viene la segunda prioridad. Hay que conseguir que una parte de esos empleos que se creen vayan a esos 3 millones de parados sin salida. Y para eso hace falta volcarse en su formación, en reciclarles, con cursos de interés, que ofrezcan salidas, porque los cursos actuales no atraen: sólo los hacen un 16,7% de los parados y sólo los han hecho el 5,5% de esos parados menos formados (los 3 millones). En paralelo, hay que reformar de verdad el antiguo INEM (SEPE), porque sólo encuentra trabajo al 2% de los parados. No tienen medios, ni utilizan la tecnología (seguimiento online de los expedientes) ni tienen personal: en España hay un funcionario del SEPE por cada 269 parados, frente a 1 por 47 parados en Alemania, 1 por 36 en Dinamarca o 1 por 22 en Reino Unido. Y hay que volcarse en las políticas activas de empleo, en apoyar  y seguir a cada parado, en bonificar que les contraten las empresas. Y para eso hacen falta medios. Y el Gobierno Rajoy ha recortado un tercio el presupuesto de las políticas activas de empleo, de 7.714 millones (2011) a 4.746 (2015). Y también ha reducido drásticamente el dinero para los parados: de 32.555 millones (2011) a 25.300 (2015), con la cobertura más baja desde 2001.

Así que ni se gastan dinero en formar y ayudar a los parados a encontrar trabajo ni en subsidios para que sobrevivan (recordemos: el 56,5% de los parados EPA no cobran nada). Y luego dicen que el empleo es su prioridad. Y más en vísperas de elecciones. Hay que poner todas las promesas en su sitio y exigir a todos los partidos que se mojen, en la creación de empleo y en las políticas para colocar a los parados. Hacen falta propuestas realistas, para conseguir que se cree más empleo y se reparta mejor, que llegue a más parados. Y eso al margen de que un mes o un trimestre aumente el empleo o caiga. Tenemos un problema de gran envergadura, un paro insoportable, el doble que cualquier país civilizado, mejore o empeore cada mes. Y eso nos debería obligar a tomar medidas eficaces, que pasan por cambiar el modelo productivo, dejar de ser una economía basada en el ladrillo, el turismo y el comercio y avanzar hacia una economía con más industria, más tecnología, más formación y más exportación, más competitiva. Algo que no se hace de un día para otro, que exige varias décadas, para asegurar más crecimiento y más empleo en el futuro. Pero hay que empezar ya y dejarse de tantas mandangas: lo que debe preocupar es el enorme paro y crear empleo de verdad. Urge.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada