lunes, 23 de febrero de 2015

Empleo y paro: ganan los mayores de 50 años


Dos de cada tres empleos creados en 2014 fueron para mayores de 50 años. Parece increíble, pero lo dice la EPA. Y si hacemos balance de esta crisis, el resultado es aún más increíble: España ha perdido 3,3 millones de empleos, pero hay 569.500 mayores de 50 años más trabajando que en 2007. Son mujeres maduras, porque el empleo de los hombres mayores ha caído ligeramente. Más empleo porque hay más mujeres buscando trabajo, para ayudar en casa, que aceptan trabajar de lo que sea, en empleos precarios y mal pagados. Pero los mayores de 50 años también han salido mal parados: hay 1,16 millones sin trabajo, cuatro veces más que en 2007. Y tres de cada cuatro parados maduros llevan más de un año en paro, con poca formación y sin perspectivas. Y la mitad no cobra el paro ni puede jubilarse. Son 600.000 ni-ni-ni: ni trabajan, ni cobran paro ni se jubilan. Urge darles una salida.
enrique ortega

2014 ha sido el primer año en que se ha creado empleo neto en España desde 2007: 433.900 nuevos ocupados, según la EPA. Y de ellos, 280.300 empleos, un 64%, fueron para mayores de 50 años. De hecho, el empleo casi creció sobre todo en esta franja de edad, junto a los de 35 a 49 años (+35.000 empleos), mientras siguió cayendo entre 24 a 34 años (-52.800) y apenas creció entre los menores de 20 años (+16.700 empleos). Se crearon más empleos entre las mujeres maduras (53%), que se llevaron uno de cada tres empleos creados en 2014. El empleo de los mayores de 50 años fue sobre todo a los servicios, construcción (hombres), industria (más mujeres) y agricultura (sólo mujeres), destacando el crecimiento del empleo a tiempo parcial entre las mujeres, que cobran un 34% menos que los hombres.

Si es chocante que dos de cada tres empleos se los hayan llevado los mayores de 50 años, lo es más analizar cómo les ha ido en esta crisis. Si entre 2007 y 2013, España perdió 3.718.700 empleos, los mayores de 50 años no perdieron empleos sino que los ganaron: a finales de 2013 había 256.300 trabajadores maduros más. Y si añadimos al balance el año 2014, el conjunto del país ha perdido 3,3 millones de empleos y los mayores de 50 años han ganado ya 569.500 empleos. O sea, que hay más trabajando que en 2007. El dato encubre un distinto comportamiento: los hombres mayores de 50 años han perdido 2.500 puestos de trabajo en esta crisis y son las mujeres maduras las que salvan el balance, ya que hay 571.800 más trabajando que en 2007. Luego son las mujeres de más de 50 las que ganan empleos.

¿Por qué  hay más mujeres trabajando que antes de la crisis? Primero y fundamental, porque son más activas: ha aumentado el número de mujeres que se han animado a buscar trabajo con la crisis, lo mismo que los hombres maduros (270.000 nuevos activos mayores de 50 años sólo en 2014). Eso tiene que ver con que muchos de sus maridos e hijos se han encontrado en paro o con menos ingresos y había que ayudar en casa. Pero choca que hayan encontrado trabajo, cuando se sabe que las empresas apenas contratan a los mayores: los mayores de 55 años sólo reciben el 0,5% de las ofertas de empleo y los de 45 a 55 años el 6,1%, frente al 53.1% que reciben los de 25 a 34 años y el 32,52% de ofertas para los de 35 a 44 años, según el último informe de Infoempleo Addeco.

Entonces, ¿por qué los mayores de 50 años se han llevado dos de cada tres empleos en 2014, el 53% para mujeres? Los expertos dicen que las empresas empiezan a valorar más  la experiencia y la edad, que han visto que los trabajadores maduros son más productivos. Puede ser, pero me parece una explicación insuficiente. Quizás tenga más que ver con que estos trabajadores maduros (y más las mujeres) están más dispuestos a “aceptar cualquier trabajo”, en condiciones precarias (por horas y temporales) y con bajos salarios, dado que tienen responsabilidades familiares y tienen que ingresar como sea. Subempleos. De hecho, el empleo de los mayores de 45 años es el que más rota, con más de 4 contratos anuales.

Si los mayores han salido ganando empleo de la crisis, también les ha crecido más el paro: han pasado de 281.900 parados de más de 50 años en 2007 a 1.167.200 a finales de 2014. O sea, que se han multiplicado por 4,14, cuando el paro total en España se ha multiplicado por 2,81 (de 1,94 millones en 2007 a 5,45 millones a finales de 2014). Todavía tienen algo menos de paro que el conjunto del país (20% los de 50 a 55 años y 21,38% los de 55 a 59, frente al 23,70% de paro del conjunto de España), pero su paro ha crecido mucho más. Y lo peor, la mayoría de los parados maduros llevan mucho tiempo sin trabajar: un 74% llevan más de un año en el paro (en el conjunto de parados, un 61,4%) y un 79,8% de estos parados maduros llevan más de dos años en desempleo (en el total de parados, el 43,7%), según el INE.

Así que el paro de larga duración (más de un año) es mucho más grave entre los parados mayores de 50 años. Y esto es especialmente preocupante por dos razones. Una, porque cuando un parado lleva más de un año sin trabajar, sus posibilidades de encontrar trabajo se reducen al 6,7% (frente al 26,5% el resto), según un estudio de Asempleo. Y la otra, que los parados de más de 50 años tienen poca formación: dos de cada tres no han pasado de la primera etapa de secundaria (ahora ESO), cuando en el total de parados son la mitad. Y entre las mujeres paradas de más de 55 años, el 71% tiene poca formación, según datos del INE.

En definitiva, que hay muchos parados maduros y la mayoría con pocas salidas, salvo que se agarren a subempleos mal pagados. Y la mitad, ni siquiera cobran el paro, gracias a los recortes del Gobierno Rajoy. En julio de 2012, subió la edad para cobrar el subsidio de mayores (426 euros hasta la jubilación) de 52 a 55 años, además de bajar lo que cotiza por ellos (del 120% al 100% del mínimo), perjudicando sus futuras pensiones. Y en abril de 2013, les dio la puntilla, al quitar el desempleo a los parados mayores de 55 años que tuvieran mínimos ingresos en casa: 967 euros al mes su mujer o su hijo o ambos (725 euros cada uno). Con todo ello, se estima que la mitad de los parados maduros han perdido el desempleo. Y tampoco se pueden jubilar anticipadamente, porque el Gobierno Rajoy penalizó en abril de 2013 la jubilación anticipada, exigiendo más años cotizados y recortando la pensión.

En definitiva, que la mitad de los 1.167.200 parados mayores de 50 años son ni-ni-ni: ni trabajan, ni cobran el paro ni se pueden jubilar. Un drama para unos 600.000 españoles que no ven una salida. Urge tomar medidas en dos frentes. Por un lado, a los que tienen más difícil encontrar trabajo, asegurarles una renta mínima hasta que lleguen a una edad en que se les pueda jubilar anticipadamente con una pensión decente, a los 60 años, por ejemplo, como se ha hecho en Italia. Por otro, poner en marcha un Plan de choque para incentivar la contratación de los mayores de 50 años, como ha pedido el Consejo Económico y Social (CES), que propone un abanico de 30 medidas para ayudarles a encontrar trabajo. La clave está en mejorar su formación e incentivar su contratación, rebajando cotizaciones y facilitando ayudas a las empresas. Y sobre todo, asesorarles más y mejor desde los servicios de empleo (SEPE), aunque para eso debería haber mas medios: en España hay un funcionario por cada 269 parados, en Alemania 1 por cada 47 y en Reino Unido 1 por cada 22 parados, según un estudio de AFI y Google.

Y por supuesto, hace falta crecer más y crear más empleo estable y de calidad, para que los mayores de 50 años se lleven aún más empleos, que parados no les faltan. Claro que todas las edades necesitan un empleo y muy especialmente los jóvenes, porque más de la mitad están parados. Pero al final, la crisis remitirá antes o después  y los jóvenes tienen décadas por delante para colocarse (siempre que se hayan formado). Pero los mayores de 50 años no, sobre todo los de más de 55 años sin formación: tienen pocos años por delante para encontrar un empleo y asegurar su jubilación. Por eso urge tomar medidas, ayudarles a salir adelante, a coger su último tren. Han estado toda su vida peleando. Se lo merecen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada