miércoles, 25 de julio de 2012

Drástico recorte a los ancianos en Dependencia


El superrecorte de Rajoy no sólo afecta al IVA, funcionarios, parados, jóvenes o autónomos. Gobierno y autonomías han dado un tajo a las ayudas a los dependientes (ancianos y discapacitados): habrá 6.000 millones menos en dos años, se recortan prestaciones, sube el copago y muchos ancianos tendrán que esperar dos años más para recibir alguna ayuda, con riesgo de morirse antes. El sector cree que con estas medidas se deroga en la práctica la Ley de Dependencia, un derecho reconocido desde 2007 y que siempre ha tenido una financiación escasa, aunque beneficia a 768.000 dependientes, la mitad mayores de 80 años . El problema es cada vez habrá más personas mayores necesitadas de cuidados que no pueden prestarles sus familias. Y faltan recursos, residencias y voluntad política para atenderles dignamente, después de toda una vida trabajando. Un drama que debería conmocionarnos.

Hay unos 3 millones de españoles que no pueden valerse por sí mismos, entre ancianos y discapacitados. La  Ley de Dependencia, en vigor desde enero de 2007, ha concedido alguna ayuda a 1.364.732 dependientes o a sus familiares. Pero siempre ha tropezado con falta de recursos, ya que Zapatero la gestó en pleno boom sin una financiación clara. Y en los dos últimos años, con la crisis y los recortes, la Ley estaba casi paralizada: apenas entraban beneficiarios e incluso se morían más de los que entraban. Y las autonomías, que gestionan la Dependencia, han tratado de salir del paso y reducir el gasto retrasando expedientes y ayudas.

Así, la Ley de Dependencia agonizaba entre cuatro problemas graves. Uno, que junto a 768.611 dependientes que reciben ayudas o servicios hay otros 258.951 que tienen el derecho reconocido pero que están “en el limbo”, a la espera de recibir la ayuda, algunos más de los 6 meses legales de demora. Otro, que dos tercios de los dependientes son atendidos en su casa, por un familiar (46%), ayuda a domicilio (12%) o teleasistencia (12,7%) y sólo el 26 % de los grandes dependientes van a Residencias (y un 6% a Centros de día). La razón es simple: pagar a un cuidador cuesta entre 300 y 800 euros y una Residencia (que no hay) le sale a la autonomía por 1.800. Otro problema es que el Estado aporta cada vez menos a la Dependencia: financia un 30 %, lo que obliga a una mayor aportación de las autonomías (60%), dado que los dependientes tienen pocos recursos (aportan el 10%). Y con ello, cada autonomía hace su política: la atención al anciano depende de dónde viva. El sector da buena nota a Castilla y León (9,6 puntos), País Vasco (7,9) y Andalucía (7,5), mientras suspende a diez autonomías, sobre todo la Comunidad Valenciana (0,4 puntos), Canarias (2,1) y Baleares (2,5).

Al final, la falta de recursos ha creado un sistema perverso: se retrasan los expedientes, se endurecen las condiciones, se retrasan las entradas (se mueren los solicitantes) y se buscan los servicios más baratos (familiares) para “atender” al mayor número de ancianos posible con el menor presupuesto. Y ahora, el Estado ha impuesto a las autonomías recortes y cambios, coincidiendo con el superajuste de Rajoy, que dan la puntilla a la Ley Dependencia.

El primer recorte, aprobado el 13 de julio, son 195 millones menos que el Estado dará a las autonomías (-13% por dependiente) y que se suman al recorte de 283 millones para la Dependencia aprobado con el Presupuesto 2012. Además, el Estado ahorrará otros 220 millones al dejar de pagar la cotización a la Seguridad Social a los cuidadores familiares, unas 180.000 personas (en su mayoría mujeres, hijas y esposas), que así podían un día tener derecho a pensión y que ahora se lo tendrán que pagar ellas.

Con otras medidas, son las autonomías las que ahorran a costa de la Dependencia. Por un lado, recortar un 15% o más (como ya ha dicho Castilla y León) lo que pagan a los cuidadores familiares de los dependientes (cobran una media de 400 euros al mes), con lo que ahorrarán 285 millones. Se empeoran y reducen servicios (sobre todo ayuda a domicilio) y se hace incompatible recibir varios (por ejemplo, ir a un Centro de día y la ayuda a domicilio, aunque el anciano no pueda levantarse y asearse sólo para ir al Centro). Y se les da un plazo de 8 años para compensar a los dependientes que reciben ayudas con retraso (antes, con más 6 meses de demora y ahora, con más de 2 años).

Hay otras medidas de más calado. Una, simplificar los baremos, en tres niveles (grandes dependientes, dependencia severa y dependencia moderada, ésta sin ayudas), quitando los dos grados que había en cada uno, con lo que se puede caer más fácilmente de un nivel a otro (más barato). Dos, retrasar hasta julio 2015 (al menos) las ayudas a los dependientes moderados (30.000 al año). Tres, y más importante (permitirá ahorrar 5.000 millones), retrasar dos años el tiempo en que se pueden conceder las ayudas sin generar atrasos: un 54% de los dependientes (260.000 en espera y 60.000 más en dos años) tienen más de 80 años y su esperanza de vida es 3 años, con lo que ahora serán más los que morirán (10% cada año, unos 16.500 en total) sin recibir ayuda .Y por último, se sube el copago de los servicios de los dependientes, según sus ingresos (incluyendo el 5% del valor de su casa), quedando entre el 40 y el 90%.

Al final, el tajo (6.000 millones largos) supone “la derogación encubierta de la Ley de Dependencia”, según el sector, que habla de “medidas desalmadas y crueles“ con los ancianos. Y eso cuando España gasta la mitad que otros países de la OCDE en dependencia, 6.450 millones en 2011, mucho menos que en los otros tres pilares del Estado del Bienestar: Sanidad (88.828 millones), Pensiones (85.800 millones) y Educación (52.000 millones). Una cifra que se va a multiplicar por seis en las próximas décadas, según la OCDE, ya que España será el país más envejecido de occidente a partir de 2021: los mayores de 65 años se van a duplicar, superando los 15 millones para 2050. Y de ellos, un 46% necesitarán atención, el doble que ahora, según un estudio del CSIC.

En definitiva, vamos a tener cada vez más ancianos, que vivirán más y necesitarán más cuidados: en 2050, un 12 % de los españoles tendrán más de 80 años. No podemos limitarnos a hacer recortes y a la beneficencia más urgente. Hay que hacer un gran pacto político para financiar la Dependencia, que además crea empleo (la patronal CEOE estima que habría que invertir 10.000 millones y podrían crearse un millón de empleos), devuelve ingresos (40% de la inversión en impuestos y cotizaciones) y reduce gastos sanitarios. Hay que buscar ingresos ad hoc, desde recargos a cotizaciones, como propuso la Comisión de Expertos. Pero sobre todo, no podemos dejar tirados a nuestros mayores: se han ganado con creces nuestra ayuda.  

1 comentario:

  1. creo que acabaré como asesesino en serie de ladrones. pero no me refiero cargarme a ladrones

    de bancos o de joyerias o atracadores de esquina oscura, no, no me refiero a ese tipo de

    ladrones. mi objetivo será cepillarme ladrones legalizados, de esos que se hacen mega

    millonarios robando con la ley en la mano, hay tantos y tantos. estos a los que se les suele

    llamar grandes ejecutivos, que si de grandes compañias, que si telefonicas que si energeticas

    que si financieras, que si grandes ejecutivos de estamentos oficiales que si historias que si nos

    venden la moto que si viven y se enriquecen mas y mas y mas sin hartura sin control a base

    del engaño de la estafa la trampa la letra pequeña siempre legalmente siempre elaborando

    los contratos a su beneficio siempre grabando nuestras llamadas siempre con la ley en la

    mano. parece perfectamente legal que el maximo ejecutivo de una entidad bancaria se ponga

    él mismo la indemnizacion que le salga de los cojones, parece absolutamente legal parece que

    todo esta bien. robar solo es delito cuando se hace de forma ilegal. puede robarte el ayuntamiento puede robarte la seguridad social pueden robarte las telefonicas las hidroelectricas los bancos puede robar BILL Gates SHELDON Adelson EDUARDO Botin RODRIGO Rato, pueden robar robarnos robar a los trabajadores a los discapacitados a los inmigrantes a los indigentes a quien les dé la gana pueden seguir robando hasta que se... ¿algun dia se hartarán de robar? seguirían robando y robando y robando y robando y amasando y amasando y amasando y amasando hasta que cuando se diesen cuenta la absoluta totalidad del dinero del mundo hasta el ultimo centimo estuviese repartido exclusivamente en los bolsillos de estos 4 hijos de puta. parece ser que es completamente legal, por lo visto no hay ningun articulo en la ley que diga que hay ningun limite en lo que un individuo pueda amasar. llegado ese momento seguro que no querrian parar de amasar y amasar y amasar y amasar así que entonces seguirían robandose y robandose y robandose y robandose entre éllos con la unica fijacion de... ¿qué fijacion, cual puede ser el objetivo de alguien que tiene declarada una fortuna de mas de 60.000 millones de euros y aun quiere seguir ganado mas? ¿que la totalidad del dinero del mundo pase integramente a su cuenta bancaria? ¿será ese su limite? ¿o llegado ese dia habra que seguir fabricando pasta unica y exclusivamente par él?.
    yo acabaré en la carcel bien orgulloso por asesinato por cargarme todos los hijos de puta de estos que pueda antes de que los mercenarios uniformados al servicio del dinero me enganchen me procesen y me metan pal trullo.
    el dinero no se evapora no se lo llevan los extraterrestres. el puto dinero está, lo que pasa que cada dia mas va estando en los bolsillos de cuatro hijos de la grandisima puta. ellos son cuatro lobos y nosotros millones y millones de borregos repartidos por paises por razas por religiones pero todos borregos a mas no poder y eso sí, obedientes muy obedientes siempre asintiendo con la cabeza y tragando todo lo que nos ordenan tragar. tenemos lo que nos merecemos por borregos. en nuestras manos está quitar a su puto dinero todo su valor, quitandoles a ellos todo su poder y obligandoles a alimentarse a base de comerse todos sus billetes monedas y tarjetas bancarias. ¿que le pasaria esa gentuza si a partir de mañana nadie cobrase por hacer lo que hace habitualmente? ¿existiria el paro?

    ResponderEliminar