domingo, 25 de diciembre de 2011

La peor Navidad de la crisis

Ya van cuatro Navidades en crisis. En las primeras (2008) casi no nos enteramos, en las segundas pensamos que era algo temporal y en las de 2010 creíamos que se acababa lo peor. Pero no ha sido así y esta Navidad se presenta aún más gris, con la economía estancada y los españoles más pesimistas que nunca. Con ello, el gasto navideño está muy flojo, a pesar de que muchos comercios han anticipado las rebajas para tratar de salvar ventas. Dos de cada tres familias no consiguen llegar a fin de mes y por eso están mirando con lupa lo que gastan en regalos y juguetes, mientras reducen el gasto en comidas, salidas y viajes.

Las ventas de Navidad y Reyes son claves para los comercios, ya que les suponen el 25% de la facturación anual (y el 75% de los juguetes). Pero este año, la campaña de Navidad es aún más importante, porque las tiendas llevan 16 meses seguidos de caída de ventas. Y la coyuntura no ayuda, ya que la economía no ha crecido nada en el tercer trimestre y podría estar cayendo incluso en el cuarto, por los recortes y la caída del consumo.
Las familias no están por la labor de gastar estas Navidades. Unos, casi 17 millones, porque no pueden: 5 millones de parados, 8,7 millones de pensionistas congelados (de ellos, 5,5 millones que han perdido también 400 euros de poder adquisitivo al no revisarse su pensión con el IPC) y 3 millones de funcionarios con el sueldo congelado. Otros, la mayoría del resto, porque temen por su futuro y se cortan a la hora de gastar, además de que el sueldo les ha subido la tercera parte que los precios. Con ello, dos  de cada tres familias tiene problemas para llegar a fin de mes, según la última Encuesta del CIS.

Esta Navidad ha tenido el peor arranque de ventas de los últimos cinco años, según los comerciantes, que han tratado de paliarlo anticipando rebajas, con descuentos de hasta el 50% en ropa, alimentos e incluso juguetes. Pero no ha surtido mucho efecto: un 45% de los españoles gastará menos esta Navidad, según la CECU. Los mayores recortes se están dando en viajes (tras la escapada del gran puente de diciembre), salidas fuera de casa y ocio. Incluso ha caído la compra de Lotería, a 2.681 millones (- 0,49%), un sueño al que apuestan cuatro de cada cinco españoles (57 € de media).

El presupuesto medio de los españoles para Navidad es de 622 euros (estudio de Kelkoo), ocupando el quinto puesto en el ranking del gasto navideño europeo, tras Reino Unido (784 €), Suecia (648), Alemania (630) y Noruega (629). Algo más de la mitad  del gasto (352 €) se va en comprar regalos, sobre todo “útiles”, con preferencia por los perfumes (56%), ropa y calzado (43%), libros (41%), dispositivos electrónicos, relojes y ropa deportiva. Y por supuesto, los juguetes, que son sagrados  aunque se buscan cada vez más baratos. El segundo bloque de gasto es la comida (200 €), donde baja la compra de marisco o pescado y suben algo las marcas (ya que es una ocasión de tomar turrón o cava, miramos menos el precio). El resto (70 €) se reparte entre ocio y salidas fuera de casa, que se reducirán más este año.

Las cadenas especializadas, grandes almacenes e hipermercados son los lugares habituales de gasto navideño, aunque entre un 9 y un 13% de las compras se hacen ya por Internet, sobre todo los regalos de música, películas, videojuegos y libros. Al final, la contención de las ventas esta Navidad ha llevado a crear poco empleo temporal, un 7% menos que en 2010, según Randstad. Eso sí, ha cambiado el perfil de los demandantes: ya no se trata sólo de jóvenes que buscan sacarse un dinero extra sino de parados de larga duración que buscan un mes de alivio temporal.

Lo peor no es sólo que los españoles no consuman estas Navidades, sino que el consumidor ve con mucha incertidumbre el futuro: el 72% cree que la economía sigue en recesión, frente al 63% de los europeos, según una Encuesta de Deloitte. Y más de la mitad de los españoles (54%) creen que la economía empeorará en 2012. Con este pesimismo, no se ve que vaya a despuntar el consumo en los próximos meses, un requisito básico para que inviertan las empresas, para crecer y crear empleo (junto a la financiación).

Mientras llega ese difícil año nuevo, los españoles trataremos de disfrutar de estas fiestas y olvidarnos de la crisis por unos días, junto a la familia, aunque sea saliendo menos, con cenas más baratas y regalos rebajados. Disfrutemos de lo que tenemos (la salud, la familia, los amigos, la pensión y el trabajo quien pueda…) y descansemos, cargando las pilas y confiando en que la próxima Navidad, la de 2012, sea mejor. Ojalá.

¡Feliz Navidad a todos¡

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada